Alterado por el intento de exhumació de los restos del dictador Franco, del Valle de los Caídos, un vecino de Terrassa, Manuel Murillo Sánchez, de 63 años de edad, presuntamente había decidido “sacrificarse por España” y acabar con la vida del presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Por este motivo los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica catalana, procedieron hace algunas dsemanas a su detención en su domicilio de esta localidad, donde hallaron 16 armas de fuego, incluidos rifles de alta precisión y un subfusil de asalto.

Murillo, un vigilante de seguridad privada, nunca había participado en actos violentos, aunque frecuentara ambientes ultraderechistas. Según explica el diario Público, este sujeto empezó a buscar cómplices para acabar con ese “rojo de mierda”, tal como escribió en un grupo reducido de Whatsapp.

La alerta la dio una usuaria del grupo de la red alarmada porque el detenido pasó de insultar a Sánchez a expresar sus planes magnicidas para los que solicitaba apoyo.

Anuncios