La mañana de este jueves no es que haya sido especial, ni menos calamitosa respecto a otras jornadas tormentosas. Sin embargo, la persistencia principalmente de la lluvia y del aparato eléctrico durante varias horas, en las que por momentos, el agua ha formado verdaderas trombas y pequeños aunque aparatosos remolinos de agua y viento, han convertido este día en noticioso.

Ha habido momentos en que el agua ha impedido ver más allá de dos metros y que los desagües han llenado las rieras. También, como ya se está haciendo habitual, llueva o no, los cortes de luz han logrado inquietar a los vecinos, dado que pueden afectar a los artefactos del hogar.

El agua es vida… Bueno el cilantro, pero no tanto. Esta tarde comenzaremos a conocer, sin duda, las consecuencias del fenómeno.

Anuncios