Ayer, el actual alcalde de la ciudad, Alfredo Vega,  se lanzó a la lucha para encabezar las listas del PSC en las municipales de mayo del próximo año, en momentos en que el partido de Sánchez, el primer presidente que ha llegado al poder sin haber sacado ni un solo voto, en Terrassa lo tiene tremendamente crudo, dadas las intenciones de repetir del anterior primer edil, el ex socialista Jordi Ballart, que cuenta con simpatías en amplios sectores de la ciudad y que además ocupa gran parte del espacio político de la formación de Vega.

El también primer secretario local del partido, tiene un estilo político muy diferente al de su antecesor y a la cercanía, dinamismo y popularidad de Ballart, no ha sabido dar una sensación de liderazgo ni del partido ni de la ciudad y aún existe mucha gente, demasiada tal vez para las aspiraciones de Vega, que ignora que en noviembre del año pasado, hubo un cambio en la presidencia municipal.

En todo caso, la tolda política que en la actualidad gobierna el Estado bajo la batuta de Pablo Iglesias, tiene en Terrassa la posibilidad de escoger en los próximos días a otro candidato más carismático, pues están abiertos los plazos para presentar otras candidaturas.

Anuncios