El gobierno municipal que actuó tardíamente en la declaración de la alerta por las lluvias que desde el pasado día 15 caen sobre Terrassa, ignoró absolutamente a los barrios alejados del centro en su comunicado en lo relativo a los cortes de energía eléctrica.

Solamente el centro, lo que ya viene resultando usual respecto al ayuntamiento, ocupó la nota al hacer referencia a los cortes de luz. Así quedó claro en el párrafo dedicado al efecto:

“Los cortes o la falta de suministro eléctrico fue otro de las consecuencias de la lluvia de ayer. Así, se registraron averías en los barrios de Ca n’Aurell, San Pedro, algunas calles del Centro y del Siglo XX, que sufrieron cortes y afectaciones diversas durante la tarde. Progresivamente se fueron restableciendo los suministros, sin más incidencias destacadas.”

Sin embargo, los cortes afectan desde ese día a otros sectores de la ciudad, como al abandonado barrio de Can Parellada. El día 15, más de cinco incidencias afectaron el fluido eléctrico y en más de 30 ocasiones, hubo parpadeos en el suministro. Desde ese día la luz va y viene, poniendo en peligro los artefactos eléctricos y las propias instalaciones.

Es de esperar que ese equipo que curiosamente aspira a la reelección, recuerde que Terrassa no es solamente el centro donde se desarrolla su vida cotidiana, sino también los barrios que es donde transcurre la de la inmensa mayoría de vecinos.

Anuncios