El delegado del Gobierno en Barcelona, ​​Juli Fernández, ha podido constatar los efectos del temporal de la semana pasada en la localidad de Viladecavalls. En una visita institucional realizada ayer, y acompañado de la alcaldesa Cesca Berenguer, el delegado hizo un recorrido por diversos lugares del municipio donde las fuertes lluvias provocaron eventos, como el muro de la Zona Deportiva Municipal del núcleo urbano, la desprendimiento en los patios de las viviendas de la calle Maria Mercè Marçal y las que tuvieron lugar en el polígono industrial de Can Trias oa la Carretera de San Lorenzo.

Juli Fernàndez mostrado su preocupación por el alcance y la cantidad de incidencias que presenta el municipio y expresó su predisposición a encontrar vías de apoyo desde la Generalitat, así como apoyar las peticiones que se hagan a la Diputación de Barcelona desde el Ayuntamiento de Viladecavalls para hacer frente a los costes de reparación.

Durante la visita, la alcaldesa Cesca Berenguer aprovechó para explicar al delegado la necesidad de iniciar la construcción de la rotonda de San Miguel de guantes para facilitar el transporte de los vecinos en este punto del municipio y mejorar así la circulación de este tramo de la C-58 afectada por las obras del Cuarto Cinturón.

Anuncios