Mientras ese pequeño grupo de políticos que decidieron, a espaldas del sentir de la mayoría de terrassenses, remunicipalizar la gestión del servicio del agua, considera el hecho como un hito histórico y afirmaba que no habría ni grandes cambios, ni aumento en el recibo, saltó a la palestra uno de esos 27 caballeros que conforman la parte política del ayuntamiento y de los nueve que forma parte del equipo gobernante y de los pocos que tienen la suerte de ostentar en su curriculum una tenencia de alcalde, para matizar este punto… O sea que sí habrá aumento.

Este señor que no es otro que Marc Armengo, que estuvo en el equipo de Ballart y todo parece indicar que terminará su experiencia política  con Vega en mayo, afirmó, según ha publicado este lunes El País, que “podríamos cambiar el tratamiento (del agua), hacerlo más de ósmosis, para que tenga mejor sabor a cambio de un pequeño incremento del recibo”.

Es decir, que habrá aumento y para justificarlo, buenas son, para comenzar, las osmosis.

Ya han comenzado y cuando se comienza, la experiencia histórica nos demuestra que no se termina.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios