Prensa Diputación BCN.- La Diputación de Barcelona ha editado un manual para ayudar a los promotores de concursos públicos de edificación a incluir y valorar, en términos de sostenibilidad, las propuestas incluidas en directivas vigentes, como las que hacen referencia a eficiencia energética, retos ambientales y consumo de energía casi cero (NZEB) en las nuevas construcciones.

El manual, que lleva por título Propuestas para la ambientalización de concursos públicos de edificación, fue presentado el jueves en un coloquio del ciclo Hablemos de … organizado por la Librería de la Diputación, en la que participó el diputado de Urbanismo y Vivienda, José Ramón Mut, junto con la arquitecta y delegada de Green Building Council (GBCe), Eulalia Figuerola, y el jefe de programa de eficiencia energética del Instituto Catalán de la Energía, Luis Morer.

La obra está pensada para ser consultada en las diferentes fases del concurso para definir aspectos básicos que se han de pedir a los equipos de proyectos en los diferentes ámbitos de la sostenibilidad, como la energía, el agua, la calidad del ambiente interior, los materiales y la mejora del entorno, para ayudar a los promotores de los concursos. En este sentido, la publicación quiere ser una guía fácil y clara sobre cómo se deben valorar estos aspectos para que sean de ayuda a la hora de tomar la decisión final del proceso del concurso.

El manual se ha basado en una lista de criterios de la herramienta de certificación ambiental VERDE, de Green Building Council España, y que tienen por objetivo reducir los impactos que el edificio provoca en el medio como el consumo de energía primaria o el consumo de agua potable, y que se cuantifican por medio de un indicador que se puede analizar independientemente de los demás.

La guía está dividida en diferentes aparatos como son la energía, con criterios para la reducción de la isla de calor, ahorro de energía no renovable y uso de fuentes de energía renovables; el agua, con criterios de reducción del consumo de agua sanitaria y de reciclaje de aguas; calidad del ambiente interior, con criterios de utilización de materiales de acabados saludables e iluminación natural; de materiales, con criterio de análisis del ciclo de vida de cada tipo de material, y de mejora del entorno con criterios de democratización de las instalaciones y autosuficiencia compartida y de movilidad sostenible.

La Directiva 2010/31 / UE, del 19 de mayo, relativa a la eficiencia energética de los edificios, y que constituye una refundición de la directiva 2002/91 / CE, dispone que a partir del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios deberán tener un consumo de energía casi cero (NZEB), un objetivo que, para los edificios que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas, se adelanta a finales de 2018.

Anuncios