Los Mossos d’Escuadra de la División de Investigación Criminal han detenido quince personas, todas de nacionalidad rumana, de edad comprendidas entre los 16 y los 26 años, como presuntos autores de 18 hurtos y robos violentos. La investigación ha sido tutelada por el Juzgado de Instrucción número 16 de Barcelona.

La investigación se remonta al verano de este año cuando los investigadores saber que un grupo criminal muy activo estaba llevando a cabo robos a personas de edad avanzada. Las pesquisas policiales condujeron a los agentes a determinar que los ladrones actuaban con el método que se conoce como “el abrazo” o las “Mimoses” que consiste en buscar personas entre el colectivo de personas mayores y aprovechar su grado de vulnerabilidad para tratar de sustraerlos joyas o relojes de gran valor. Una vez elegida la víctima los arrestados se dirigían para pedirles información sobre alguna dirección o buscaban cualquier otra circunstancia para entablar una conversación. Entonces, una vez habían generado un mínimo de confianza se acercaban a las víctimas y buscaban un contacto físico, ya sea con un abrazo o un apretón de manos como señal de agradecimiento.

En este momento aprovechaban para utilizar toda su destreza para hurtar-los la joya o reloj que previamente ya habían advertido que llevaba la víctima. Cuando en algunos casos la persona se daba cuenta de la situación y oponía alguna tímida resistencia no dudaban en forcejear hasta que lograban su objetivo.

Los miembros del grupo eran itinerantes y su radio de acción abarcaba desde Barcelona ciudad, pasando por localidades de las comarcas del Vallès Oriental, Osona, Vallès Occidental, Garraf o Barcelona. Trabajaban en grupo de dos a cuatro individuos y el objetivo era llevar a cabo el máximo número de robos posible. Cambiaban de zona diariamente con el objetivo de dificultar la acción policial. Con esta misma intención cambiaban de vehículo con frecuencia y durante la investigación se ha acreditado que al menos habían usado siete.

El 12 de diciembre se llevaron a cabo cinco entradas en domicilios, en las localidades de Badalona y Barcelona y los agentes pudieron arrestar quince personas, ocho hombres y siete mujeres, una de las cuales menor de edad. También intervinieron 3.000 euros en efectivo y 95 piezas de oro entre las que anillos, collares y pendientes y 11 relojes, además de diversa documentación de interés para la investigación.

El día 14 los arrestados pasaron a disposición del Juzgado que lleva la causa el que decretó prisión para todos los mayores de edad y la Fiscalía de menores el ingreso en un centro de reforma para la menor de edad.

La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Anuncios