Este miércoles falleció en Barcelona a los 83 años, la connotada fotógrafa terrassense, Joana Biarnés i Florensa, la primera mujer fotoperiodista de España.

Según podemos leer en Wikipedia, Biarnés se inició en la fotografía cuando era pequeña y ayudaba en el laboratorio a su padre, que era fotógrafo deportivo. Estudió en la Escuela de Periodismo de Barcelona. El profesor Del Arco al enterarse de que no le gustaba hacer fotos de corridas de toros por la sangre le mandó hacer un reportaje de cómo se mataban todo tipo de animales en el matadero. Joana realizó el reportaje añadiendo fotos del museo de los horrores donde tenían animales aberrantes con malformaciones. Un veterinario que iba a publicar un libro sobre los mataderos le compró las fotografías para incluirlas en el libro. Cuando terminó la carrera de Periodismo se le cerraron las puertas para trabajar. De modo que a menudo trabajó con su padre. 

Cubría acontecimientos deportivos y, por el hecho de ser mujer, fue objeto de una fuerte hostilidad. A pesar de que tenía las acreditaciones necesarias para trabajar como reportera, protagonizó situaciones absurdas, como cuando un árbitro paró un partido de fútbol para tratar de impedir que una mujer hiciera fotos al campo

Tras una dilatada carrera que la aproximó a las figuras más destacadas de todos los sectores de la sociedad, Joana, que será enterrada mañana en el Cementerio Municipal de Terrassa a las 4 de la tarde, padecía desde 2001 de una maculopatía degenerativa que le fue disminuyendo la visión y en 2016 sólo le quedaba un 30% de visión.

Anuncios