Los políticos separatitas catalanes que permanecen ingresados en el Hospital Penitenciario de Terrassa, tras haber mantenido en prisión una  interrumpida huelga de hambre en protesta por su encarcelamiento, permanecerán en el centro sanitario entre 4 o 5 días hasta que se vaya normalizando su situación alimentaria.

Jordi Turull, Jordi Sànchez, Joaquim Forn y Josep Rull afrontan desde hoy el proceso de volver a ingerir alimentos después de casi tres semanas sin hacerlo, para evitar el denominado síndrome de realimentación, un cuadro clínico en el que se engloban situaciones de malnutrición, como el de las personas que han pasado mucho tiempo en las unidades de cuidados intensivos.

Anuncios