En Terrassa entre junio y octubre se llevó a cabo una prueba en la línea Nocturna (Bus Dnit) que rodea el centro de la ciudad, a través de sus avenidas, para transportar al personal hasta y desde el Parc Vallès, un centro de ocio bastante concurrido. Esta prueba consistió en implementar paradas entre paradas mejor conocidas como paradas intermedias para mujeres, menores y personas mayores o con problemas de movilidad. La cuestión añadida, es que esta línea solamente funciona los fines de semana y la víspera de festivos.

La idea es acercar lo más posible a los usuarios a sus puntos de residencia, minimizando el riesgo de ataques contra estos colectivos, que bien podrían evitarse aumentando el patrullaje policial nocturno, especialmente los fines de semana.

Sin embargo, la inoperancia de esta medida, efectista más que efectiva, como todas las que proponen los populismos buenistas cuando no tienen la capacidad de hacer otras cosas útiles, queda demostrado en el hecho de que solamente 22 personas utilizaron esta novedad (según El País) y aunque sus propulsores, entre ellos los radicales antisistema, justifican el fracaso en la falta de promoción, lo indesmentiblemente cierto es que no beneficia más que a contadísimas personas.

Me explico. Alguien que vive en Vilardell, o en Montserrat, por ejemplo, tanto le da que el autobús pare en esta u otra parada habitual o en esta u otra parada intermedia, porque la distancia a su destino será el mismo. Y ni se diga si el usuario o usuaria viva en Can Parellada, como quien dice, en el quinto pino, porque, como lo ha estado siempre el barrio, pese a sus cuatro asociaciones vecinales, quedará a la buena de Dios.

Lo mismo quien vive en el Cementerio Viejo o Can Trías o en los sectores apartados de Can Boada o Poble Nou o  muchos otros barrios.

Lo que hay que hacer es y lo repito, mejorar el patrullaje policial nocturno y extender los horarios de todas las líneas durante toda la noche, todas las noches, o al menos las de juerga, como ahora con el Bus Dnit.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios