Una pequeña gatita que desde la jardinera de un barrio egarense donde se ha instalado, se ha ganado el cariño de los vecinos del sector, espera con felina ilusión la llegada de una mano generosa que quiera darle el calor de un hogar en estas noches frías y la tranquilidad de una familia que la quiera, para siempre.

El nombre de la cachorra de momento es múltiple, porque cada persona le ha puesto uno, “Katy Perry”, la bautizó la joven que nos descubrió su existencia. En lo que sí hay consenso, es en el cariño que genera su dulzura y en la necesidad de su adopción.

Lamentablemente todas aquellas personas que le llevan pienso, alimentos, agua y que le han hecho en medio de las plantas, una casita de plástico y cartón, son en su totalidad, amantes de los animales por lo que ya tienen en sus casas, o perros o gatos, que podrían dificultar su adaptación o alterar el equilibrio de los animales adoptados.

De momento, la linda gatita, sigue a la espera, sin que le falte el agua o la comida y un “techo”, de alguien que la quiera adoptar.

Anuncios