Después de que la todavía mencionada como Cabalgata, aunque no es más que una caminata en la que además decenas de vehículos de motor ensuciaron el ambiente, terminara de  repartir  alegría y caramelos entre la chiquillería, los Reyes Magos de Oriente llegaron en sus carrozas hasta la Plaça Vella junto al paje Xiu-Xiu y de ahí encaminaron sus pasos hacia el ayuntamiento local.

En el balcón del palacio consistorial adonde los monarcas acudieron acompañados por el alcalde Alfredo Vega y otros miembros de la corporación, recibieron de forma simbólica la Llave de la Ciudad.

Finalmente, una vez concluídos los fuegos articiales, el presidente municipal se reunió en el interior del palacio con los soberanos de Oriente y su paje.

Foto: FOTOS FRANCINO y Ayuntamiento de Terrassa

Anuncios