Prensa Diputación BCN.- El Servicio Local de Teleasistencia de la Diputación de Barcelona ha acabado el año 2018 dando servicio a 18.488 usuarios en el Vallès Occidental, en colaboración con los ayuntamientos de la comarca. Este servicio, de atención domiciliaria, garantiza la seguridad y acompañamiento a las personas que pueden estar en situación de riesgo por factores de edad, fragilidad, soledad o dependencia, las 24 horas del día y los 365 días al año, detectando situaciones de emergencia y dando respuesta inmediata a estas.

Además, la comarca del Vallés Occidental dispone de dos unidades móviles de primera respuesta, que se ubican en Sant Cugat del Vallès y al Consejo Comarcal del Vallès Occidental, y tienen como finalidad atender emergencias y contingencias, aunque pueden apoyar a seguimientos.

Actualmente, el Servicio Local de Teleasistencia es uno de los servicios sociales con una mayor implantación territorial. En toda la demarcación se da una cobertura del 11,80% de la población mayor de 65 años y del 30,80% sobre la población mayor de 80 años, con una elevada satisfacción por parte de los usuarios y de sus familias.

Este servicio funciona mediante un terminal instalado en el domicilio de la persona y una unidad de control remoto en formato de colgante o pulsera que permite estar conectado de forma permanente con el centro de atención. Se complementa con servicios como las Unidades Móviles, los dispositivos de seguridad o el refuerzo en el seguimiento de las personas más frágiles.

Respuesta Eficiente en Teleasistencia (RET)

Estos dos últimos años han estado marcados por las novedades que se han incorporado al servicio y que se han consolidado, así como por la apuesta en la eficiencia y la calidad del servicio. Entre las novedades cabe destacar la implantación con éxito del modelo de atención centrado en la persona a través de un sistema llamado Respuesta Eficiente en Teleasistencia (RET), que se basa en dar una respuesta adaptada a las necesidades de cada persona con una mayor eficiencia y un alto valor tecnológico.

Esto permite establecer la tipología de prestación de servicio que necesita cada persona en función de su perfil, sus riesgos y sus hábitos de vida. En este sentido, la atención que proporciona el Servicio Local de Teleasistencia se intensifica por aquellas personas en situación de vulnerabilidad y con más riesgos, con más llamadas de seguimiento o visitas domiciliarias, entre otras acciones, y se evita la excesiva protección de las personas más autónomas a través de acciones preventivas. Durante el 2018 se han instalado más de 14.500 dispositivos de seguridad, entre detectores de fuego / humo, presencia y caídas, y de teleasistencia adaptada a necesidades especiales (teleasistencia móvil o servicios adaptados a personas con dificultades en el habla y / o oído o de movilidad reducida en las manos).

El año 2018 también ha sido un año de consolidación de proyectos como el protocolo de sensibilización, prevención y sospecha de malos tratos en el marco del Servicio Local de Teleasistencia. Otro proyecto que se ha consolidado como una prestación del servicio de apoyo fuera del hogar para aquellas personas que viven en núcleos rurales aislados y con escasas relaciones sociales, es la teleasistencia móvil, que se incorpora como dispositivo de fomento autonomía personal.

A lo largo del 2019, el Servicio Local de Teleasistencia seguirá apostando por el crecimiento y la puesta en marcha de nuevos proyectos dirigidos a perfiles con necesidades especiales. Cabe destacar que proyectos pilotos como el de contadores de agua inteligentes de medición de patrones de comportamientos de forma no intrusiva, serán claves.