Una vecina de Terrassa, que se firma en twitter como Anna, ha alborotado los últimos días la red con una serie de foto-denuncias que no hacen más que reflejar la imagen de una ciudad que pese a su importancia, vive un período en el que la sensación de abandono es evidente. Aunque esta tuitera se limita al barrio de San Pedro Norte, lo planteado es proyectable al resto de barrios.

De nada sirven las grandiosas explicaciones de los “explicadores de oficio”, vestidos de políticos, cuando pese a sus argumentados “esfuerzos”, los resultados de la dejación son palpables y lo cierto es que las palabras no hacen más que ratificar que una cosa es la realidad y otra la cháchara.

No es un secreto que una localidad con la extensión de la nuestra y que supera los 218 mil habitantes, es difícil de gobernar, pero si el centro fuera un poco igual al resto y dejara de tener la atención prioritaria de las autoridades que por momentos parecen solamente las suyas, tal vez habría mayor control sobre las causas que nos dan esa imagen tan desalentadora.

Es de esperar que dentro de cuatro meses y medio, cuando nos veamos frente a las mesas de votación, nuestro sufragio sea depositado en la urna a conciencia y escojamos a los mejores, porque la ciudad necesita administradores de verdad.

De momento, todo indica que el PSC no estará ni medianamente cerca de repetir gobierno.

Al menos es una esperanza ilusionante.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.


Anuncios