No ha caído muy bien en las huestes de Terrassa en Comú, lo que a todas luces se antoja como una medida oportunista electoralmente, como lo es la intención del equipo de gobierno socialista, que como en Andalucía lo tiene muy difícill para repetir en Terrassa, de iniciar un expediente para la concesión del servicio municipal de transporte. Así lo explica la formación con marca podemita en un comunicado que se puede leer en su página web:

El lunes 21 de enero se celebrará un Pleno Municipal en sesión extraordinaria con un único punto en el orden del día la aprobación del inicio del expediente de contratación de la concesión del servicio de titularidad municipal de transporte público colectivo y urbano de viajeros de Terrassa.

Después de haber tenido 4 años para adjudicar adecuadamente el servicio público de autobuses de nuestra ciudad que el PSC pretenda ahora, en el último momento de mandato, aprobar los pliegos del concurso de contratación y que tenga que ser el próximo gobierno quien adjudique con los criterios que ellos dejen definidos, es una jugada política muy poco ética. Un contrato de 190 Meur que define cómo será el servicio de autobuses durante los próximos 10 años. Aprobar estas condiciones sin haber trabajado un consenso amplio como requería y al final del mandato es propio de aquellos que no han hecho el trabajo que les tocaba y en el último momento intentan aparentar haber hecho algo.

Una aprobación que el equipo de gobierno del PSC lo hará pactando con la derecha, con C ‘sy PdeCAT. Dos partidos que no apoyaron el Plan de Movilidad de la ciudad y que priorizan un modelo de movilidad basado en el transporte privado en detrimento del transporte público. Esta es una decisión que antepone los intereses electorales del PSC (y de los que les apoyan) a los de la ciudad y que traiciona los grandes acuerdos que existen para avanzar hacia una movilidad más justa y más saludable.

Anuncios