Los Mossos de la Unidad de Investigación de la comisaría de Granollers detuvieron el 16 de enero un hombre de 32 años de nacionalidad española y vecino de Rubí, como presunto autor de varios delitos de ámbito sexual, delitos contra la salud pública, delitos de robo con violencia y defraudación de fluido eléctrico.

La investigación se inició el mes de noviembre del año pasado, cuando los investigadores tuvieron conocimiento de que varias mujeres habían sido víctimas de abusos sexuales. Los agentes se dieron cuenta que las víctimas no tenían relación entre sí pero los hechos guardaban numerosas similitudes. Esta circunstancia les hizo pensar que podría ser obra de la misma persona.

El modus operandi era siempre el mismo: el hombre contactaba con mujeres que ejercían la prostitución, a través de páginas web. Una vez había hecho el contacto, las recogía en un punto previamente acordado por ambos para llevarlas a su domicilio. El detenido disponía de dos pisos, uno en Rubí (Barcelona) y el otro en Cànoves i Samalús (Barcelona). De camino o una vez al piso, les suministraba drogas y ya bajo sus efectos practicaba sexo con ellas sin que las víctimas pudieran recordar nada. Posteriormente, les sustraía sus pertenencias y las dejaba en algún lugar público donde eran encontradas por algún ciudadano que alertaba al 112.

Después de una cuidadosa y exhaustiva investigación, los agentes estrecharon el círculo hasta identificar quién podía ser el presunto autor.

A las 06.30 horas del día 19 de enero, los mozos interceptaron el investigado cuando llegaba al piso de Rubí en compañía de una mujer. Hablando con esta, los agentes comprobaron que ejercía la prostitución. También se dieron cuenta que la mujer estaba bajo los efectos de las drogas, lo que les hizo sospechar que estaban ante otro caso.

Posteriormente el mismo día los policías hicieron dos entradas y pesquisas, ordenadas por el Juzgado de Instrucción 1 de Granollers, a los inmuebles de Rubí y Cànoves i Samalús. Durante el registro localizaron todo tipo de objetos de carácter sexual, diversas variedades de sustancias estupefacientes, pastillas estimulantes para facilitar la erección, ropa interior femenina, cosméticos, documentación y objetos de las víctimas.

Se da la circunstancia de que en el registro practicado en el domicilio de Rubí, los agentes localizaron una plantación de marihuana con 330 plantas en diferentes estados de crecimiento, propiedad del detenido. También comprobaron que había manipulado la instalación eléctrica de manera fraudulenta.

El detenido pasó el 19 de enero a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia de Granollers. El juez decretó su ingreso en prisión.

Anuncios