Mientras el gobierno regional ha inflado propagandísticamente los tristes números relativos a la huelga en apoyo a los políticos presos, con muy poca incidencia, la patronal Cecot restaba ayer números, dejando el seguimiento a la convocatoria, en mínimos,

En todo caso, entre la mentira interesada de unos y la realidad estadística de otros, lo indesmentible es que ayer, como lo comentamos en una crónica del “viejo Casimiro”, aparte de los intentos de coartar la libertad de expresión de los periodistas por parte de grupúsculos de fanáticos, la huelga, salvo en los casos de barricadas y de algunas empresas y negocios que se vieron mínimamente afectados por las trabas al transporte, no se sintió.

Anuncios