Cuando al equipo de gobierno de Terrassa solo le quedan cuatro plenos antes de, posiblemente, pasar a la oposición probablemente con muchos menos concejales que los actuales, este jueves se realizará el correspondiente al mes de febrero que como es habitual ofrece poco más, poco menos que lo mismo de siempre.

El portavoz municipal, Amadeu Aguado, ha adelantado este mediodía en rueda de prensa, las principales propuestas que el equipo gobernante elevará al pleno y como es natural, a medida que se acerca algún proceso electoral y más específicamente el de las municipales entre otros, las propuestas son más cercanas a las necesidades de la ciudad y menos a otras que solamente permiten admirar las dotes oratorias de los portavoces.

De esta forma, estarán sobre la mesa, por ejemplo, las tarifas de los taxis y la autorización para que una trabajadora municipal pueda ejercer otra actividad privada.

Entre las importantes, figuran la aceptación de la asignación otorgada para el período enero-diciembre del 2018 para el financiamiento del funcionamiento de los centros de educación especial Fátima y el Pi.

Asimismo, entre las propuestas trascendentes y siempre actuales está la declaración institucional condenando la muerte de mujeres víctimas de violencia machista.

No quedará fuera de la agenda la intervención en el apartado de Participación Ciudadana, del Comité Feminista de Terrassa, con el objetivo de exponer ruegos en relación a la convocatoria de la huelga general del próximo 8 de marzo.

Entre las muchas propuestas de resolución presentadas por los partidos políticos, destaca la de Ciudadanos para la formalización de un convenio de adhesión al protocolo de seguridad contra las violencias sexuales en entornos de ocio, entre el ayuntamiento local y el Departamento de Interior de la Generalitat. 

Foto Ayuntamiento de Terrassa

Anuncios