Nota de Prensa.- El barrio del Siglo XX cuenta, desde el 7 de noviembre de 2018, con un nuevo sistema de recogida de muebles en la vía pública, donde los cam iones circulan cada miércoles (también festivos) por las calles del barrio. El sistema de funcionamiento es sencillo: los residentes bajan los muebles entre las 18 h y las 21 h, los dejan junto al contenedor más cercano, desmontados y colocados de manera ordenada para no molestar el paso peatonal. De este modo, se evita la llamada previa a Eco-Equip. El servicio recoge muebles, sillas, camas, colchones, cajas, sofás y juguetes rotos, entre otros objetos. No se recogen, en cambio, pequeños y grandes electrodomésticos, aparatos de aire acondicionado, escombros, puertas, persianas o marcos de puertas. Todos ellos son utensilios que se depositarán gratuitamente en los puntos limpios municipales. Después de tres meses de funcionamiento del nuevo sistema, los primeros datos indican que, desde el 7 de noviembre de 2018 y hasta el 13 de febrero de 2019, se han hecho 393 vertidos, el 90% de los cuales son de origen doméstico ( sillas, cómodas, sofás y colchones) y el resto son utensilios de poco tamaño dejados por las industrias (uno de los elementos que influyeron en la elección de este barrio fue, precisamente, la coexistencia entre industria y vecindario). De los 393 vertidos realizados, un total de 134 (34%) se han realizado correctamente (han cumplido con el día y la hora fijados); 38 (9,6%) han dejado los muebles el miércoles, pero fuera del horario establecido, y 223 (56%) han bajado los utensilios en la calle, de jueves a martes.

De los datos que desprende que una parte del vecindario hainterioritzat que el miércoles es el día de recogida, pero no la hora, por lo que el Ayuntamiento reforzará el mensaje a los residentes del barrio. Esta prueba piloto se ha implementado a propuesta de la Mesa de Residuos de Terrassa, “la voluntad del Gobierno municipal es que se consolide”, según afirma el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Marc Armengol. “Queremos que el modelo se vaya implantando en la ciudad a medio plazo, porque está demostrado que es un modelo que funciona en otras ciudades y que ayuda a reducir la presencia de muebles en la calle. Los primeros resultantes demuestran que la experiencia tiene margen de mejora, porque es evidente que un cambio de hábitos no se consigue de un día para otro; se necesita tiempo y concienciación. Por lo tanto, continuaremos haciendo un esfuerzo ç entre todos y reforzando el mensaje para consolidar el nuevo sistema, primero en el Siglo XX y después al resto de la ciudad, cada barrio en un día y hora determinadas, con el objetivo de mejorar la espacio público y la limpieza viaria “, introduciendo las modificaciones pertinentes basadas en la experiencia de esta prueba piloto.

En estos 15 miércoles han pasado desde el inicio de la prueba piloto hay que destacar que, durante las primeras semanas y hasta el puente de la Constitución, el grado de cumplimiento fue elevado, como consecuencia de la efectividad de la campaña informativa “los muebles, al día!”, de la que se informó domiciliariamente los residentes y se hizo divulgación en espacios públicos y redes sociales. En el Siglo XX también está la presencia continuada (mañana y tarde) de los inspectores del servicio, encargados de hacer una labor divulgativa y de investigar la procedencia de los residuos. A partir del 12 de diciembre, la tendencia alcista fue a la baja, y remontó el 19 de diciembre. A partir de esta fecha, el sistema de recogida ha demostrado tener margen de mejora.

Reforzar el mensaje

Con el fin de modificar el hábito de dejar los muebles viejos en la calle a cualquier hora del día, el Ayuntamiento reforzará el mensaje informativo recordando la ciudadanía que el incumplimiento de la normativa puede conllevar sanciones. La ordenanza municipal establece que no depositar los muebles en el día y en el horario fijados puede estar multado hasta 6.000 euros. De manera paralela y, para incidir en la labor divulgativa, se iniciará un trabajo con las escuelas del barrio, como Sagrado Corazón y Sala y Badrines, que se enmarca dentro del proyecto de los “Caminos escolares” para sacar provecho los espacios que hay alrededor de los contenedores como zonas útiles de paso.

El vertido incontrolado de muebles en la calle es una problemática detectada por toda la ciudad, ya que sólo un 10% de la ciudadanía hace una llamada previa al teléfono gratuito para concretar con Eco-Equipo el día y la horaper bajar los utensilios en la calle , que es el sistema de recogida habitual que funciona en Terrassa.

Anuncios