Nota de prensa.- Despuéss de un período de estancamiento en las cifras de la recogida selectiva de residuos, en el año 2018 ha experimentado un cambio de tendencia positivo, con un incremento de cerca del 4% respecto al año anterior: del 33,7 % registrado en 2017 se ha pasado al 37,3% del 2018. Las campañas de información y sensibilización, la tarea de los inspectores de residuos y de los informadores ambientales, así como la implantación del sistema de carga lateral, han influido para que la ciudadanía iguis cada vez más consciente de la importancia de hacer una buena clasificación de los residuos en origen, depositando las fracciones a los contenedores indicados de resto, papel y cartón, envases, orgánica y vidrio.

Por fracciones, el reciclaje de papel y cartón se ha incrementado un 39%, la recogida de voluminosos un 19%; el reciclaje del vidrio un 15%, y los envases y la materia orgánica han aumentado un 11%, respectivamente. Aunque el balance satisfactorio, el Equipo de Gobierno considera que hay que mejorar las cifras de la recogida de orgánica, ya que esta fracción representa todavía casi el 45% del total de los residuos municipales. Si este porcentaje aumentara, se podría superar el 60% de recogida selectiva sobre el total de residuos municipales, que son todos aquellos generados en los domicilios particulares, los comercios, las oficinas y los servicios, así como los procedentes de la limpieza de las vías públicas , zonas verdes, áreas r ecreatives; los animales domésticos muertos; los muebles, los utensilios y los vehículos abandonados; los residuos y los escombros procedentes de obras menores y de reparación domiciliaria. Estas son datos publicados en el Observatorio de Residuos del Vallès Occidental.

Campaña “Terrassa más Limpia”

Con el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre la necesidad de hacer una correcta gestión de sus desechos, en noviembre de 2016 se puso en marcha la campaña divulgativa “Terrassa más Limpia”, donde el papel de los informadores ambientales es fundamental con el fin de llegar a toda la población. Su función es visitar las viviendas y comercios del barrio, entregar al veïnatinformació sobre el reciclaje de residuos, observar las condiciones de baterías de contenedores y comunicar las posibles incidencias a los servicios técnicos municipales.

Los datos globales indican que, en poco más de dos años, la campaña ha llegado a cerca de 100 mil viviendas y ha superado la cifra de los 200 mil residentes, lo que representa más del 90% de la población. A lo largo del año 2018, por ejemplo, los informadores ambientales han accedido a 45.348 viviendas y han hablado con 100.907 residentes.

Más residuos generados

La generación de residuos ha registrado un aumento significativo del 6,8%, cuando la tendencia de los últimos años oscilaba entre un 1,5% y un 3%. El año 2017 se contabilizaron 76.696,64 toneladas, por las 81.904,91 del 2018. Una de las razones que explican esta tendencia es el incremento del consumo y de las ventas por Internet, que no se traducen ni en una reducción de los envoltorios ni de los continentes. Este 2018 han aumentado los residuos de cartón y papel en un 39%; la generación de residuos por persona y día también se ha incrementado (en 2018 ha sido de 1,03 kg, cuando en 2017 era de 0,97 kg), al igual que los desechos catalogadas como resto en un 0 , 97%, pasando de las 50.790,06 toneladas de 2017 a las 51.284,46 de 2018.

En cuanto a las dos puntos limpios municipales (Can Casanovas y Can Barba), que son aquellas instalaciones que gestionan correctamente los residuos que no se pueden depositar en los contenedores, la de Can Casanovas generó el año pasado 1.324,93 toneladas y la de Can Barba un total de 692,14 toneladas. Entre ambas se gestionaron un total de 2.017,07 toneladas de residuos. Estas instalaciones funcionan todo el año, excepto los días 25 de diciembre y 1 de enero.

Sistema de recogida de carga lateral

Desde 2014, se ha implantado en Terrassa, de manera progresiva, el sistema de recogida de carga lateral. Actualmente funcionan tres líneas y la intención es que en las próximas semanas se incorpore una cuarta. El nuevo sistema ha demostrado su eficiencia y eficacia, ya que se ha aumentado la capacidad de recogida instalada, se ha reducido la frecuencia de paso sin riesgo de desbordamientos y ha facilitado una redistribución de los recursos humanos. Además, ha permitido liberar espacios de la vía pública, ya que los nuevos contenedores conllevan la r etirada de un número superior de puntos de recogida selectiva. En definitiva, el sistema de recogida lateral ha demostrado que aporta ventajas en costes, impacto ambiental y de limpieza y ayuda a ordenar el espacio público.

Desde 2015, el Ayuntamiento ha hecho un esfuerzo económico importante en la mejora de la limpieza y la recogida selectiva, incrementando los recursos en 10 millones de euros. Este presupuesto ha permitido aumentar la plantilla de Eco-Equipo en 70 personas, lo que ha servido también para reforzar en periodos de mayor necesidad, como las vacaciones. También se ha reovado parte de la flota y la maquinaria, con 26 nuevas unidades, y este año se hará la sustitución de 10 vehículos más. Además, s’haampliat el sistema de carga lateral. Actualmente hay en la ciudad un total de 1.321 baterías de contenedores, una por cada 166 habitantes. Este modelo forma parte de los compromisos definidos en el Pacto por la Limpieza y la Recogida Selectiva que contempla, entre otros, la mejora del servicio y el refuerzo de la inspección y el control.

Anuncios