Nota de premsa.-Terrassa es uno de los 40 municipios de la conurbación de Barcelona incluidos en la zona de protección especial (ZPE) del ambiente atmosférico por los contaminantes dióxido de nitrógeno (NO2) y las partículas en suspensión de diámetro inferior a 10 micras (PM10), que ahora están afectados por los altos niveles de contaminación ambiental, según la declaración realizada por la Dirección General de Calidad ambiental y Cambio Climático de la Generalitat, ya que se cumplen los criterios que contempla su activación.

La activación del episodio ambiental por alta contaminación sin restricciones de tráfico responde a que las condiciones meteorológicas son desfavorables para la dispersión y la ventilación de las partículas en suspensión del aire, lo que ha provocado que las partículas PM10 hayan superado los valores límites establecidos por la legislación en diferentes estaciones de medición de la ZPE. La normativa contempla que se active cuando la media diaria de los niveles de PM10 del día anterior haya superado el valor de 80 mg / m³ además de una estación de medición integrada en la ZPEi cuando la previsión a 24 horas indique que los niveles se mantendrán elevados y se continuará superando el valor diario de 50 mg / m³.

En Terrassa los niveles son altos, pero no superan los límites normativos de 50 mg / m³. Sin embargo, al pertenecer al ZPE, la ciudad queda afectada por las medidas de la Generalitat, por lo que el Ayuntamiento ha activado las medidas previstas, especialmente, las de aviso a la población más sensible vulnerable.

La bonanza de estos últimos días, con temperaturas inusuales para el mes de febrero, ha provocado que esta situación afecte, especialmente, en las zonas urbanas y, por ello, se aconseja a la ciudadanía:

•  Realizar los desplazamientos a pie o en bicicleta por calles pocos frecuentados por el tráfico

•  Utilizar el transporte públicCompartir el vehículo, en caso de utilizar el coche particular

•  Realizar una conducción eficiente. Arranques suaves, reducir la velocidad, utilizar el freno motor, evitar acelerones y frenazos bruscos, etc.

Esta situación provoca la adopción hasta el próximo lunes, 4 de marzo, de medidas extraordinarias, algunas de las cuales son:

•  Prohibir el uso de sopletes y radiales sin flujo cono continuo de agua

•  Aplazar todas aquellas tareas que generen polvo, especialmente en las obras

•  Regar las vías de paso y los espacios de trabajo en las obras, en concreto, a las obras de gran tamaño

•  Aumentar la limpieza de las calzadas, especialmente en las vías principales

•  Asegurarse del buen funcionamiento de las calefacciones de combustibles fósiles en el caso de que todavía estén puestas en marcha

•  Suspender los permisos de quema de rastrojos, márgenes y restos de aprovechamientos forestales, agrícolas o de jardinería