Nota de Prensa.– Según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo, el número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo, ha bajado en febrero en 1.734 personas en Cataluña respecto al mes anterior. De esta forma, el paro registrado se ha situado en 396.642 personas.

Cataluña está entre las ocho Comunidades Autónomas donde ha bajado el paro, detrás de Aragón (-2.097) y Baleares (-2.091). Sin embargo, el paro para el conjunto de España, registró un repunte del 0,1% (3.279 personas) alcanzando la cifra total de 3.289.040 de personas que buscan trabajo.

Por edades, el desempleo entre los jóvenes menores de 25 años subió un 4,2% en el conjunto del Estado durante el mes de febrero en relación al mes anterior, con 10.935 parados más.

En Cataluña, por sectores económicos, respecto a enero: en Servicios baja en 1.156 personas; en Industria baja en 630; en Construcción se reduce en 616; en Agricultura se incrementa el paro en 274 personas; y es en las personas sin empleo anterior donde el incremento de paro es más preocupante, en el caso de Cataluña, se da un incremento de 1.220 personas.

La Seguridad Social ganó en febrero una media de 69.172 afiliados (+ 0,4%) a nivel estatal. En cuanto a Cataluña, en este mes de febrero también lidera el incremento de cotizantes a la Seguridad Social, un total de 23.247 nuevos cotizantes respecto al mes anterior (+ 0,69%).

Valoración de la Cecot

La reducción del paro del mes de febrero y el incremento de cotizantes a la seguridad social son datos positivos y hacen intuir que la tendencia durante este primer semestre continuará por esta vía. Sin embargo, para consolidar el proceso de recuperación se debe profundizar en reformas que favorezcan y acompañen la reactivación económica y la competitividad de las empresas, flexibilizando las condiciones en las que se desarrollan para que puedan reforzar su capacidad de adaptación y de creación de empleo. A las puertas de unas elecciones municipales y unas generales, los agentes sociales y económicos plantean la necesidad de alcanzar acuerdos de estabilidad que doten de seguridad y certezas las decisiones que se deben tomar en la actividad empresarial.

La Cecot considera que todavía hay que hacer mucho para mejorar los marcos de relaciones laborales y la economía y propone mejoras para la competitividad destinadas a reducir la tasa de paro, como el cambio de modelo de los servicios de empleo, la reducción de las cotizaciones a la SS, relacionar políticas activas con políticas pasivas de empleo, entre otras muchas.

David Garrofé, secretario general de la Cecot, ha valorado los datos destacando las buenas cifras de reducción del paro en los sectores de los servicios y la industria, “sectores clave de la estructura económica del país”. Además, ha valorado muy positivamente la tendencia registrada de incremento de altas de nuevos cotizantes a la Seguridad Social tanto en Cataluña como en el conjunto de España (69.172 cotizantes más).

Por otra parte, teniendo en cuenta los datos e indicadores de la bolsa de trabajo de la Cecot y el perfil de las personas en paro, Garrofé reitera que si no se ponen medidas con celeridad puede darse el caso de tener que volver a recurrir a la selección en origen para determinados perfiles profesionales. “Con 3.289.040 de personas en paro es de muy mal decir que en los próximos años incrementará el número de empresas que necesitarán perfiles de especializados en oficios que ya, a día de hoy, está costando cubrir con población de aquí “, lamenta Garrofé.

Es necesario que el Gobierno defina políticas de empleo efectivas, de la mano de los agentes sociales y económicos “, afirma David Garrofé, secretario general de la patronal Cecot,” para poder cambiar y hacer evolucionar el mercado de trabajo armonizándolo con los marcos laborales europeos de países que están aplicando buenas prácticas “.

Desde la Cecot se reitera que es momento de generar consensos entre asociaciones empresariales, sindicatos y administraciones para poder acabar definiendo un nuevo marco laboral que ayude a generar empleo de calidad. “Es momento de poner unas bases que prevengan modelos productivos que terminen penalizándose en un futuro. Tenemos que intentar armonizar nuestro marco con el de aquellos países europeos que tienen una dinámica de ajuste permanente para adaptarse a las condiciones de cada momento. Y, además, no podemos perder de vista los datos que nos apuntan a una caída de la población activa en los próximos años que tenemos que saber prever y gestionar, colectivamente “, concluye Garrofé.

En este último aspecto, la Cecot elaboró ​​un documento con medidas y propuestas pensadas para ayudar a evitar la caída de la población activa en los próximos años y asegurar la viabilidad del sistema económico, social y laboral, y que pretende aportar datos al debate por definir políticas activas y sociales que converjan en una mejora del modelo actual. Un documento que la Cecot ya ha distribuido a las administraciones y agentes económicos y sociales para su análisis.

La entidad fundamenta las propuestas a partir de tres elementos: la calificación de la población autóctona, la natalidad y la inmigración, teniendo en cuenta que el impacto de las medidas sobre estos ejes es a medio-largo plazo.

Anuncios