●  Chez l’oeil es la primera exposición individual del egarense David Contreras en el Estudio Tigomigo.

●  La exposición es una arriesgada apuesta por la transgresión donde se combinan instalación, proyecciones, collage y obras de ensamblage.

●  La exposición se inaugurará el sábado 9 de marzo a las 19.30 y se podrá ver hasta el 5 de mayo en la sala de arte Tigomigo.

Nota de Prensa.- La obra de David Contreras es un juego transgresor. Un laberinto de espejos de feria que nos devuelven la imagen de nuestro tiempo distorsionada.

A través del ensamblaje, proyecciones y collages, Contreras teje una crítica contra la tiranía de la razón, del consumismo y la sociedad del espectáculo. Y reivindica la libertad absoluta y el deseo como únicos motores de nuestras existencias.

“El deseo es el único motor real de nuestras vidas. Es la fuente salvaje de la que emana el auténtico arte.” afirma el artista.

Manifiesto del artista

“Creo en el arte como una de las pocas actividades mediante la que todavía existe la posibilidad de transgredir la dictadura de la razón práctica que nos domina. La lógica del beneficio, el utilitarismo y la vida orientada únicamente a la productividad, han convertido a las sociedades modernas en puro acto de consumo, infantilización y espectáculo. A pesar de esta realidad tan poco esperanzadora, el acto creativo sigue siendo la demostración de que es imposible extirpar del todo la esencia genuina del hecho humano, consistente en el eterno dilema entre lo que se debe hacer y lo que se quiere hacer, entre el principio de realidad y el principio del placer.

Todo nos empuja a comportarse como seres ultras sensatos, ahorradores, cuidadosos de nuestra seguridad y previsores ante el futuro, pero existe en nuestro ADN una tendencia irreprimible al dispendio, la dilapidación, la violencia y ejercer nuestra libertad incluso hasta cuando ésta pueda suponer una desventaja personal. Esta parte que siempre se ha considerado como negativa, y que no es otra cosa que la potencia del deseo, es la que me interesa evidenciar, por encima incluso de criterios estéticos. El arte puede actuar como una herramienta de transgresión y como ariete contra esta arquitectura de raciocinio y subordinación. El deseo es el único motor real de nuestras vidas. Es la fuente salvaje de la que emana el auténtico arte. Para ser franco y diáfano, detesto la ciencia y la tecnología por su soberbia. Toda mi intención funciona a modo de resistencia y rechazo de la modernidad. Es por eso que como apoyo para mi trabajo, me decanté por la elección de materiales banales y cotidianos, carentes de valor técnico, científico o cultural.

En el proceso de materialización de la obra, el azar y el juego son esenciales. La mente se convierte en aliada cuando no intentamos controlarla. Dejándome guiar por la intuición y una irracionalidad objetiva, intento establecer nuevas relaciones entre los objetos confrontándolos unos con otros, evitando cualquier fin narrativo, edulcorante o edificante. Me atrae enormemente el tratamiento de la mirada del observador. En muchas ocasiones introduzco pequeños elementos ópticos para dirigir esta mirada. Sobre el resultado final prefiero que sea el espectador quien juzgue y decida cuál es su lectura. Espero que, como yo, juegue. Estoy seguro de que su subconsciente le habla. “

David Contreras

David Contreras es historiador del arte especialista en las vanguardias del siglo XX. Durante muchos años trabajó en galerías de arte de Barcelona, ​​teniendo la oportunidad de organizar exposiciones en Nueva York. Actualmente combina la creación artística con su trabajo como bibliotecario.

Tigomigo

Estudio Tigomigo es un proyecto que nace de la pasión por el arte, la belleza y para compartir momentos únicos que nos hagan reír, crecer, reflexionar.

Es un espacio abierto a los coleccionistas de belleza, de momentos únicos, de experiencias, de propuestas diferentes. Y también abierto a aquellos que aún no han descubierto que lo son.

Nos gusta apostar por creadores jóvenes pero sobre todo, por artistas que nos hagan vibrar con sus propuestas, que se cuestionen el mundo, que lo hagan un poquito mejor y más bello. Por eso entre estas paredes caben todo tipo de técnicas, formatos, proyectos.

Anuncios