Con motivo de la celebración del partido de la Champions League que tendrá lugar el miércoles en el Camp Nou entre el FC Barcelona y el Olympique de Lyon, la Policía de la Generalidad-Mossos pondrá en marcha un dispositivo de seguridad ciudadana desde primera hora de la mañana del miércoles hasta la finalización del partido. Este despliegue policial contará con la colaboración de la Guardia Urbana tanto con respecto a las incidencias que se puedan registrar en el centro de la ciudad derivadas de conductas incívicas y / o violentas que generan problemas de seguridad como en cuanto a las tareas de regulación del tráfico en las inmediaciones del estadio.

Esta mañana se ha celebrado en la comisaría de San Andrés de Barcelona la última reunión de coordinación en la que han participado los Mossos, la Guardia Urbana, la Police National Française, representantes del consulado francés, el Fútbol Club Barcelona y el Olympique de Lyon, Transportes Metropolitanos de Barcelona y el Sistema de Emergencias Médicas para ultimar el dispositivo que se desplegará mañana en Barcelona.

Ante la previsión de la llegada de alrededor de 4.500 aficionados del equipo francés, entre los que se prevé la presencia de aficionados ultras y radicales, el dispositivo policial previsto diferentes zonas de influencia. Así, durante la mañana y hasta primera hora de la tarde, tendrá especial incidencia en la zona de las Ramblas, la Plaza Real y todo el entorno de la plaza Cataluña. El objetivo es la prevención de posibles incidentes relacionados con conductas incívicas y / o violentas. Por la tarde el dispositivo se centrará en las inmediaciones del campo Nou, coincidiendo con la apertura del campo y la llegada de los aficionados de ambos equipos y prevé evitar posibles enfrentamientos entre grupos rivales radicales de ambos equipos.

Controles preventivos en puntos de encuentro de los seguidores radicales del FCB

El dispositivo contiene controles preventivos en los puntos donde habitualmente se concentran seguidores radicales del Barça. Estos controles se enmarcan en el operativo preventivo que tuvo lugar el sábado pasado de cara a evitar enfrentamientos entre aficiones radicales rivales con motivo de la celebración del partido FCB- Rayo Vallecano y la celebración del partido de champions de mañana. Los Mossos intervinieron palos, porras, puños americanos, armas blancas, sacos llenos de piedras y ladrillos a Boixos Nois.

Los seguidores radicales, vinculados al entorno de los Boixos Nois, estaban concentrados antes del inicio del partido en un local cercano al estadio. Los Mossos detectaron un grupo numeroso de aproximadamente de un centenar de personas vinculadas al grupo radical Boixos Nois en actitud de espera e iniciaron el dispositivo que consistió en la identificación y registro del grupo para prevenir posibles incidentes en las horas previas del partido.

Tanto en el interior como en el exterior del bar donde estaban concentrados, los agentes localizaron varias armas prohibidas como armas blancas y puños americanos, así como postes de madera, defensas extensibles, chalecos antibala y bolsas llenas de piedras y ladrillos . También se localizaron sprays de defensa personal, bengalas, guantes manipulados de goma y varias sustancias estupefacientes.

Dispositivo de seguridad en áreas de servicio, aeropuerto y el Metro

El dispositivo de mañana también prevé puntos de control y prevención en las áreas de servicio de la AP-7 teniendo en cuenta que una parte de los aficionados viajan desde Francia en autocares. El objetivo es garantizar la seguridad y prevenir cualquier tipo de incidencia. En el caso del aeropuerto se mantiene un dispositivo de seguridad ante la llegada del vuelos con aficionados franceses.

Asimismo, en colaboración con Transportes Metropolitanos de Barcelona, ​​se incrementará la señalización en el metro, sobre todo en las estaciones de la Línea 3 de Atarazanas, con el objetivo de conducir los aficionados hasta la parada de Palacio Real. Esta señalización irá apoyada por mensajes con carteles luminosos, pantallas y megafonía.

El objetivo es conseguir que los aficionados lleguen directamente hasta la estación de Palau Reial y accedan a pie al estadio hasta el acceso 21 ubicado en la calle de Elisabeth Eindenbenz (antigua calle Maternidad). En este sentido, efectivos de seguridad privada señalizarán la salida de la estación de Palau Reial. La máxima afluencia de aficionados se prevé entre las 18:00 y las 21: 00horas.

En las estaciones del metro se desplegarán agentes de la Brigada Móvil y del Área de Seguridad del Transporte Metropolitano (ASTMET) que patrullarán también en el interior del vagones para garantizar la seguridad.

Asimismo, el grupo de delincuencia Urbana de la comisaría de Les Corts llevará a cabo un dispositivo con el objetivo de prevenir la acción de carteristas que aprovechan las grandes aglomeraciones para actuar.

Llegada de los aficionados franceses

Para garantizar una entrada al campo sin incidencias y ordenada, se abrirán puertas a la afición contraria, hacia las 18.30 horas, y por el resto de aficionados a las 19.30 horas. Los visitantes, que irán con entradas nominales, accederán por el acceso 21 y se ubicarán en la tercera grada, lugar habitual donde se encuentran los aficionados del equipo visitante en este tipo de partidos. En este punto del acceso 21, efectivos de seguridad privada con el apoyo del mozos de Escuadra efectuarán registros estrictas a todas las personas que accedan al campo y al resto de accesos se harán los habituales controles.

Anuncios