Desde hace varios días y debido al calor que ha asolado la ciudad, ha hecho acto de presencia la  Thaumetopoea pityocampa, más conocida como oruga procesionaria u oruga del pino.

Los MossosRsquadra, a través de su cuenta en twitter, advierten de esta invasión en los bosques de pinos, debido a que causa alergias y urticarias en las personas y que puede tener gravísimas consecuencias para los perros si las olfatean y peor si las lamen.

Al comienzo del ataque, a primeros de otoño, se observan penachos de agujas medio comidas y secas, y más adelante, durante el invierno, fuertes defoliaciones y presencia de bolsas blancas donde se refugian las orugas.

Las repoblaciones jóvenes de pinos pueden quedar dañadas. En los árboles adultos, provocan merma de crecimiento, debilidad y predisposición al ataque de insectos perforadores.

En zonas urbanizadas o frecuentadas por el hombre, la plaga produce un efecto antiestético de los árboles, y una elevada peligrosidad de los pelos urticantes que desprenden las oruga, especialmente por lesiones en los ojos o en personas alérgicas así como animales domésticos.

Anuncios