Por primera vez, el número de casos de tuberculosis diagnosticados en Cataluña se ha situado por debajo de la franja del millar. Ha sido el año 2017, situándose concretamente en los 999, según el informe epidemiológico anualde la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT). Esta cifra representa una tasa de incidencia de 13,2 casos por 100.000 habitantes, convirtiéndose en un leve descenso respecto al año 2016. En 10 años, desde el año 2008, la incidencia ha bajado, de media, un 5, 6% cada año.

El 61,5% de las personas afectadas por la tuberculosis en Cataluña son hombres. La media de edad de los casos es de 44,1 años. En la población autóctona, la mayoría de casos se dan en personas de más de 65 años, mientras que en la población nacida en el extranjero el mayor número de casos se encuentra en el grupo de edad de 25-34 años. Es en el grupo de personas recién llegadas donde se concentran más casos, con una tasa de incidencia de 36,3 por 100.000 habitantes, cuatro veces superior a la tasa de la población autóctona.

Por territorios, la distribución de los casos presenta una variación importante; se concentran en la Región Sanitaria (RS) de Barcelona (65,8%, con un total de 657 casos, 263 de los cuales son de Barcelona ciudad); la sigue la RS de Girona (12,1%), la de Lleida (8,8%), el Camp de Tarragona (6,1%), Asturias (5,1%), Tierras del Ebro ( 1,2%) y la RS Alto Pirineo y Aran (0,9%). En cuanto a las tasas de incidencia, oscilan entre los 6,7 casos por 100.000 habitantes en las Tierras del Ebro, los 16,2 de los residentes en la ciudad de Barcelona y los 22,2 de Lleida. Respecto al año 2016, las tasas de incidencia han aumentado más en Lleida (17,8%) y Tierras del Ebro (13,6%), mientras que ha disminuido más en la Cataluña Central (18,2% ) y el Camp de Tarragona (17,6%).

El 82,6% de los casos del 2017 se han notificado en centros hospitalarios y el 17,4%, en centros extrahospitalarios. En cuatro centros (Hospital Universitario Vall d’Hebron, Hospital Universitario de Bellvitge, Hospital Universitario Arnau de Vilanova y Hospital del Mar) se detectaron 40 o más casos.

Los factores de riesgo más frecuentes de sufrir enfermedad tuberculosa son el tabaquismo (29,9%), la precariedad social (21,3%), el alcoholismo (11%), la diabetes (9,7%), y la infección por el VIH (6,4%), y todos ellos son más frecuentes en hombres que en mujeres.

La infección latente afecta a 1 de cada 4 personas

Se calcula que una cuarta parte de la población mundial tiene infección tuberculosa latente: es decir, que está infectada pero aún no ha enfermado ni puede transmitirla. Algunas personas con patologías o factores de riesgo tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene como objetivo, en su estrategia de eliminación de la enfermedad, incidir en la infección tuberculosa latente.

De hecho, la ASPCAT señala la necesidad de seguir actuando en la reducción de la tasa de incidencia de tuberculosis para lograr la eliminación de la enfermedad, siguiendo la estrategia “Poner fin a la tuberculosis” de la OMS. Esta tiene como objetivo reducir la tasa de incidencia de la tuberculosis en 2030 en un 80%, en relación con la tasa de 2015; el año 2035, en un 90%; y conseguir la eliminación de la enfermedad en 2050.

Cataluña está trabajando en esta línea y para lograr una mayor reducción de la tuberculosis es necesario insistir en la realización de acciones conjuntas entre los profesionales de los servicios asistenciales y los servicios de salud pública, así como el impulso de las actuaciones intersectoriales e interdepartamentales. Asimismo, hay que vigilar la prevalencia de las resistencias a los fármacos antituberculosos de primera línea para evitar su aumento.

Otro de los mensajes clave del Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebra mañana domingo, es luchar contra la estigmatización de la enfermedad para favorecer que las personas afectadas puedan recibir ayuda y tratamiento. Esta enfermedad puede estar en cualquier parte, pero con la instauración de medidas de salud pública y la realización de un buen seguimiento del tratamiento, la mayoría de las personas se pueden curar.

54 millones de vidas salvadas en el mundo

Según datos de la OMS, la disminución más rápida de la incidencia de tuberculosis entre 2013 y 2.017 se produjo en la Región Europea de la OMS, con un 2% anual.

Según un informe de la Unión Europea, en 2017 se declararon, en 31 países, 55.337 casos de tuberculosis, y se mantiene la tendencia descendente. Polonia, Rumanía y Reino Unido concentran casi un 45% de los casos declarados.

La tuberculosis es una de las 10 principales causas de mortalidad en el mundo. Sin embargo, un buen diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis salvó 54 millones de vidas entre 2000 y 2017, período durante el cual la tasa de mortalidad por esta enfermedad disminuyó hasta el 42%.

Anuncios