Prensa Cecot.- El cabeza de lista por el PSC en las elecciones municipales del 26 de mayo y actual alcalde, Alfredo Vega, se ha reunido con los representantes del Gremio de la Construcción del Vallès (GCV) para presentar el proyecto político del PSC en referencia a los aspectos urbanísticos de la ciudad. Durante el encuentro, el presidente del Gremio, Toni Palet, le ha entregado un documento con una serie de propuestas destinadas a promover la actividad de la construcción y la ordenación del sector.

El alcaldable por el PSC ha centrado su intervención destacando el crecimiento urbano que ha experimentado Terrassa desde que en 2003 se aprobó el POUM, concretamente, ha crecido en 30.000 habitantes. Alfredo Vega ha expuesto un programa que se enmarca en una agenda que tiene como horizonte en 2030 y en la que destacan aspectos de eficiencia energética, como el cambio de las luminarias del alumbrado público por lámparas led. También ha destacado la necesidad de desarrollar los polígonos industriales y el potencial industrial que tiene Terrassa pendiente de desplegarse en los PAEs de Los Bellots y Palau Sur-Can Guitard. Desde el punto de vista urbanístico, el alcalde indicó que están trabajando en el nuevo Plan de la Vivienda 2019-2026.

El presidente del Gremio, Toni Palet, señaló que el principal problema que tiene el parque de viviendas de Terrassa es el progresivo envejecimiento y deterioro que obliga a reformarlo para adaptarlo a la normativa vigente. Es por ello, que considera necesario impulsar las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) para detectar los problemas más críticos y buscar las soluciones adecuadas. El GCV ha elaborado un documento donde se proponen una serie de actuaciones para facilitar a los propietarios las reformas que se deriven de las ITE. Otro aspecto crítico para el sector es el del intrusismo. El GCV cree que para luchar contra la economía sumergida que hay en el sector es necesario recuperar la figura del nombramiento de contratista que evitaría que los particulares pudieran acceder a las licencias de obras que luego ejecutan terceros que no cumplen con la normativa vigente en materia de prevención de riesgos, fiscalidad y laboral.

Durante la reunión, también se trataron otros aspectos que afectan al urbanismo de la ciudad y el sector de la construcción. Se refirieron a los problemas de interpretación de la normativa que hacen técnicos municipales durante la tramitación de las licencias y que retrasan la concesión y también se habló del planeamiento urbanístico y de la necesidad de revisar y actualizar el POUM.

Tanto el alcalde como el presidente del GCV estuvieron de acuerdo en la necesidad de impulsar la Tabla Técnica que se volvió a reunir en octubre pasado después de mucho años de inactividad. Este instrumento se valora muy positivamente por ambas partes, y aunque no ha vuelto a convocarse, se considera que es el marco más adecuado para tratar y encontrar soluciones a los retos presentados durante la reunión.

Anuncios