Desde el 1 de enero hasta el 31 de marzo de 2019, 36 personas han muerto en 35 accidentes mortales en las carreteras catalanas, una víctima mortal cada tres días, aproximadamente. El número de víctimas mortales representa un decremento del -28% respecto al mismo periodo del año pasado. A pesar de esta disminución en la siniestralidad, el Servicio Catalán de Tráfico alerta de que no hay que bajar la guardia y que hay que conducir con la máxima atención y prudencia para prevenir cualquier incidencia en la carretera.

De las 36 personas muertas, un tercio son colectivos vulnerables: 7 motoristas, 2 ciclistas y 3 peatones. Sin embargo, el número de motoristas muertos este año se ha reducido a la mitad respecto al año pasado (14), a pesar de las semanas continuadas de buen tiempo que estamos teniendo.

En cuanto a la edad de las víctimas mortales, destaca que 13 de los 36 muertos en accidente tienen más de 65 años.

Y en cuanto a los días de la semana, 26 de los 36 muertos han sufrido el accidente entre viernes y domingo. Además, conviene destacar que casi la mitad de los accidentes ocurridos en la tarde.

Anuncios