Nota de Prensa.- La Red de Economía Solidaria (XES) de Cataluña, con la participación de las redes locales de Sabadell, Terrassa y Sant Cugat, a la vez unidas en el Ateneo Cooperativo del Vallès Occidental, ha elaborado un documento de propuestas locales de cara a las elecciones municipales. Se trata de un listado de 15 medidas referente a ámbitos diversos que se han trabajado de la mano del territorio y de las comisiones que conforman la XES a nivel nacional.

La propuesta de este año actualiza y amplía las 14 medidas que ya se propusieron en las últimas elecciones municipales, incorporando un punto específico de economía feminista. La 15ª propuesta pretende “poner la vida y los cuidados en el centro”, lo que es “esencial para construir alternativas al capitalismo”. La transformación debe pasar por reconocer el trabajo de cuidados remunerado y no remunerado y centrar esfuerzos para sensibilizar y educar en economías feministas, un trabajo que debe comenzar en la escuela pero también por las propias personas implicadas ya sea desde entidades como desde la administración pública. La necesidad de conseguir una formación dentro y fuera de las instituciones es una reivindicación común de varios puntos.

Bet Tena, miembro del Telar Cooperativo (XES local y entidad agrupada del Ateneo Cooperativo del Barcelona), reivindica el trabajo arraigado en el territorio y, al mismo tiempo, la diversidad de puntos de vista que se han encontrado en una propuesta que convierte complementaria a las 10 propuestas para el fomento de la economía social y solidaria propuestas por la Federación de Cooperativas de Trabajo de Cataluña. El objetivo es que las formaciones políticas hagan propias las ideas recogidas en el documento 15 medidas hacia la Economía Social y Solidaria a los municipios.

Para que el documento no sea papel mojado, el primero de los puntos pide la creación de Consejos Locales de la Economía Social y Solidaria a través de los que se desarrollen planes municipales -algunas ciudades ya han elaborat- con dotación presupuestaria y seguimiento anual a través de una memoria. Los ayuntamientos deberán tomar medidas conjuntas con entidades y el vecindario para conseguir la gestión pública comunitaria de equipamientos y servicios básicos como el abastecimiento de agua y electricidad.

Las medidas recogen la necesidad de implicar a la comunidad migrante y la sociedad en general y por ello se pide el trabajo conjunto de entidades, personas y administración con horizontes compartidos como la consolidación de un mercado social al margen del capitalista, la consecución de las soberanías energética, alimentaria y digital y la transformación del modelo de acceso a la vivienda, objetivos que deben pasar para conseguir más servicios y productos de proximidad con fórmulas propias de la economía solidaria. Los ayuntamiento pueden implicar a través de los servicios municipales e introduciendo cláusulas sociales en la contratación.

Anuncios