Lluis Puig, ex consejero del gobierno autonómico que encabezó Puigdemont y como él, huido de la justicia española, será el cabeza de la lista de CiU, Convergencia, PdeCAT o Junts per Catalunya o como se llame en el momento de las próximas elecciones generales o las siguientes municipales o europeas, o dentro de uno, cinco o diez años, en Terrassa, según informó el martes la prensa local y regional.

Pocas probabilidades tiene el político separatista de llegar a la alcaldía, aunque sí de ser el único representante de su formación que llegue al consistorio, en unas elecciones que ganaría Tot per Terrassa, encabezada por Jordi Ballart, seguido por ERC que arrebata a aquella otrora triunfante CiU, gran parte de sus seguidores y por el PSC que podría incluso perder esa hipotética tercera plaza en manos de Ciutadans o de los partidarios de la cruel dictadura venezolana, que van muy parejos en intención de voto.

Anuncios