Hace unos dos meses, poco más poco menos, alguien puso unas rejas y cintas señalizadoras a lo largo de un muro de contención de unas jardineras en la calle Suecia, que amenaza con derrumbarse, pero ahí se quedaron, como si fuesen parte del mobiliario urbano.

Nos comentaban unos vecinos, que cuando pusieron las rejas protectoras, pensaron que en cosa de un par de días comenzarían los trabajos de apuntalamiento, pero no. Vino gente, puso la cerca y las cintas y todo sigue igual desde entonces.

El problema es que, como nos comentaba una señora, si la construcción llega a ceder, las vallas metálicas podrían hacer más daño si caen sobre alguien, que el propio muro.

Y si esto último llegara a suceder… ¿Aparecería, si es que se buscara, algún responsable?

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios