Todos los pipican de Terrassa han sido cerrados tempooralmente como consecuencia de notas amenazantes aparecidas en las cercas de algunos de ellos, en los que una “mano negra” asegura haber esparcido sulfato de estricnina (un veneno altamente peligroso y de muy difícil consecución) para acabar con la vida de los perros..

Ante el peligro que entrañaría que la amenaza, de la que se hicieron eco diferentes entidades protectoras de animales tanto de Terrassa como del resto de Catalunya fuera cierta, aparte del cierre temporal de los sitios de esparcimiento canino, el ayuntamiento ha dispuesto inspecciones por parte de técnicos del Medio Ambiente municipal.

Anuncios