Según ha informado este lunes la Cadena Cope, existe indignación entre muchas familias de Terrassa a pocas horas para que se hagan públicas las listas definitivas de las asignaciones escolares del curso 2019-2020, y especialmente en el caso de la ESO. Según la noticia de Cope, el Ayuntamiento está recibiendo quejas de familias que han visto cómo ninguna de las seis opciones que han situado en las hojas de preinscripción, algunas de las cuales eran para escuelas concertadas, les han sido adjudicadas. Y además denuncian que a menudo les han ofrecido como alternativa un instituto público fuera de su zona escolar.

Las personas que hahn ekevado sus quejas ante la redacción de la emisora de cobertura nacional, psoluciones. Creen que se las penaliza porque desde el consistorio reservan hasta cuatro plazas por línea para estudiantes con necesidades educativas especiales (estudiantes con dificultades de tipo económico y social), y que no necesariamente viven en la misma área de influencia del centro. Y en cambio, a algunas de estas familias les han asignado dicen, institutos públicos de alta complejidad “y en la otra punta de Terrassa”. Y otras familias se encuentran con que el centro que se les asignó en primaria no tiene un centro adscrito en Terrassa, sino en otro municipio. Y desde la Oficina Municipal de Escolarización (OME) les responden que “ya sabían cuáles son las reglas del juego, y es lo que hay”.

Aseguran los periodistas radiales, que el ayuntamiento reconoce que en Terrassa hacen falta seguramente más escuelas de primaria y de secundaria, “y el Departamento de Educación es consciente”. Lo ha explicado a la radio Isabel Darder, asesora del gobierno municipal en materia de educación, quien también ha precisado que el sistema está tensionado en la ciudad. Por poner un ejemplo, “7 de cada diez aulas en secundaria está por encima de la ratio y en primaria, 6 cada 10. Es mucho”, sentencia Darder.

Darder también ha explicado que en Terrassa tampoco hay un problema de centros concertados, de que haya pocos, y prueba de esto, añade, es que el índice de escuela concertada es más alto que el de Cataluña. En la ESO, en Terrassa es del 47% frente al 35% de la media catalana. Y en la primaria la diferencia es de nueve puntos más

Y a ello hay que añadir que Terrassa es uno de los municipios con más índice de segregación escolar. De aquí que de cara al próximo curso escolar, se reserven más plazas, cuatro por cada línea, para estudiantes con necesidades educativas especiales.

Anuncios