Prensa Estudi Tigomigo.- La exposición Noche Serena pone fin al ciclo Dos + 2 = 5, ganador del Terrassa Comisariado 2019. Elsartistes Araceli Merino, Javier Viver, Olga Simón y la comisaría Pilar Cabañas inauguran la exposición este sábado a las 19 h en la Sala Muncunill.

El artista egarense David Contreras será el encargado de intervenir la exposición durante la última semana de exhibición.

Qué se percibe en una noche oscura? La soledad es sonora? Puede contemplarse una realidad que no se ve? Se puede estar presente estando ausente? Es el dolor, consecuencia del amor? Estas son algunas de las preguntas a las que los tres artistas intentan responder por medio de sus obras.

La exposición se mueve entre el trabajo fotográfico intervenido, y la instalación. Los tres artistas pretenden transmitir la serenidad después de la noche, esa que llega tras el aullido del lamento, después de los acelerados golpes del corazón, después de la sequedad de la lágrima, con la tenue luz en la distancia, con el murmullo la voz del amado.

El dolor, el sin sentido, la pérdida, la belleza son algunos de los hilos conductores de una exposición que apela a todos los sentidos.

La inauguración tendrá lugar el sábado 15 de junio a las 19 h en el espai2 de la Sala Muncunill (Terrassa). La exposición se podrá ver hasta el 28 de julio.

La interferencia: David Contreras

Como las anteriores exposiciones del ciclo, la última semana de la exposición contará con la intervención de un artista local, en este caso David Contreras. Contreras, a quien hace poco pudimos ver en la sala Tigomigo con la exposición Chez l’oeil, tendrá total libertad para dialogar con las obras y modificar la exposición.

Él será el cuarto y último artista egarense invitado a participar en esta metodología de trabajo. La han precedido Gabriel Verderi, Irene Pérez y Radio Zurich.

2 + dos = 5

El proyecto ganador del Terrassa Comisariado 2019, 2 + dos = 5, es una propuesta innovadora basada en una metodología de trabajo: el arte en comunión.

El ciclo ha constado de 4 exposiciones y está comisariado por las doctoras en historia del arte y comisarías, Pilar Cabañas y Ma Jesús Ferro; y el fotógrafo, comisario y director del Estudio Tigomigo, Paulo caza.

Como explica Ma Jesús Hierro, en esta metodología “cada uno abandona sus talentos a las manos del otro; compromete su personalidad por la experiencia conjunta, y salta al vacío perdiendo la seguridad del que tiene por algo que desconoce, en el deseo de crear una obra capaz de superar sus limitaciones, su propio mundo “.

Cuando les preguntamos qué diferencia la comunión de la simple colaboración, Paulo caza, responde sin dudar: “La comunión es más que colaboración, porque nos afecta profundamente a cada uno de los implicados: nuestras capacidades técnicas y profesionales, nuestra voluntad … todo se pone al servicio del arte. Requiere humildad, generosidad, pero también ausencia de temor “.

Implicando a los artistas locales

“Uno de los retos de esta forma de trabajar es que nos planteamos la comunión artística también con el público y con el espacio” comenta Paulo caza. “Así se decidió que había que implicar al tejido artístico de la ciudad”.

Por eso cada exposición ha contado con la participación de un artista de la ciudad al que se ha invitado a intervenir, participar y dialogar con las obras de la exposición. Gabriel Verderi fue el primero en estrenar estas interferencias, seguido de Irene Pérez. Ahora le ha llegado el turno a Radio Zurich. El último será en David Contreras.

Anuncios