Nota de Prensa.- Ayer martes, a las 17:37 h, una llamada del 112 informó de que un vehículo había volcado en la calle Ramón y Cajal, a la altura de la calle de Sant Jordi. Una patrulla de la Policía Municipal acudió al lugar y observó que la conductora del vehículo volcado y sus dos hijos, que viajaban con ella, habían podido salir del vehículo y estaban heridos de carácter leve. La conductora manifestó a los agentes que estaba interactuando con uno de sus hijos y se despistó, perdió el control del vehículo, chocó otros con vehículos estacionados y, finalmente, volcó en la calzada. Una ambulancia atendió la conductora y sus hijos, que fueron trasladados al Hospital Universitario MútuaTerrassa. Los agentes tomaron los datos y realizaron el informe técnico de accidentes.

Un camión atrapado en el agujero de una obra sin permiso provoca retenciones de tráfico

El martes, a las 09:07 h, una llamada de Mossos informó que un camión estaba obstaculizando el tráfico en la avenida de Jacquard, a la altura de la carretera de Castellar. Una patrulla de la Policía Municipal acudió al lugar de los hechos y observó que un camión tráiler que intentaba acceder a una obra se había quedado atrapado en un agujero de un metro cuadrado que se había producido en la acera. Los agentes comprobaron que la obra no tenía ningún permiso del departamento de Vía Pública, que denunciaron administrativamente. Los agentes cortaron provisionalmente la vía e instalaron, junto con los trabajadores de la obra, tableros de madera para anclar el camión y que éste pudiera llegar hasta la obra por encima de la acera. Los agentes tomaron los datos del hecho y realizaron un informe técnico de accidentes para recoger los daños provocados a la acera. Finalmente, los agentes abrieron la circulación de la vía y dieron aviso al servicio de Mantenimiento Urbano para la reparación del agujero. También se realizó un reportaje fotográfico por los servicios jurídicos del Ayuntamiento.

Se les cerró la puerta de la casa con un bebé de cuatro meses dentro

Ayer martes, a las 10:47 h, un ciudadano llamó para informar que se le había cerrado por un descuido la puerta de su domicilio, ubicado en el paseo del Veintidós de Julio, a la altura de la calle de Fontanella, y que había un bebé de cuatro meses dentro. Una patrulla de la Policía Municipal acudió al lugar y habló con la madre del bebé, que manifestó que había avisado a la abuela de la familia, que ya se dirigía al domicilio con una copia de las llaves. Sin embargo, los agentes lograron abrir la puerta de la vivienda. Los agentes comprobaron que el bebé estaba durmiendo, sin más consecuencias.

Anuncios