Este sábado las colas, comparadas con las que se vieron ayer frente a sus taquillas, aprovechando la gratuidad de la piscina de Vallparadis como consecuencia del insoportable calor, fueron menos numerosas, posiblemente al acercarse la temperatura estival a unos niveles más propios de la época.

La medida del consistorio de permitir la entrada gratuita en esa instalación algunas horas al día, el jueves, viernes y sábado, ha sido mayoritariamente bien recibida por los ciudadanos, aunque así como el sol que sale para todos se asume con diversos criterios, no estuvo exenta de cierta polémica,

En todo caso, en términos generales, es indiscutible la generosidad que entraña la iniciativa.

Anuncios