Prensa Generalitat.-Los Mossos de la División de Investigación Criminal (DIC) de Sabadell, conjuntamente con la Policía Nacional, han desarticulado un grupo criminal especializado en obtener duplicados de tarjetas de crédito originales del continente americano para utilizarlas fraudulentamente en España. En la operación se han detenido a trece personas presuntamente relacionadas con los delitos de estafa, usurpación de identidad, uso ilegítimo de tarjetas bancarias, receptación, delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales y por pertenencia a grupo criminal.

La investigación se inició a finales del año 2018 a partir de la detección por parte de una entidad bancaria de varios cargos fraudulentos que ascendían a cerca de 20.000 euros. La investigación ha permitido determinar cuál era la metodología delictiva del grupo criminal: uno de los principales investigados obtenía datos personales y cuentas de correo con sus llaves correspondientes a través del método conocido como phising. Posteriormente, el líder del grupo se hacía pasar por el titular legítimo y peticiones tarjetas a nombre de sus verdaderos titulares, residentes de Estados Unidos y Venezuela, entre otros países americanos, que recibía en su domicilio de Barcelona. Una vez las tarjetas bancarias activaban se utilizaban para adquirir productos en comercios, principalmente dispositivos electrónicos con fácil salida en el mercado.

Posteriormente una red de distribuidores de estos productos obtenidos de manera ilegal los colocaba en el mercado negro o bien a través de conocidas plataformas de internet de venta de productos entre particulares. De esta manera obtenían importantes sumas de dinero. Otra práctica que realizaban era la de facilitar las tarjetas a establecimientos del ocio nocturno, controlados por colaboradores del propio grupo criminal con los que estaban confabulados, para comprobar que las tarjetas funcionaban con pagos a los Terminales de Punto de Venta (TPV) de los mismos establecimientos.

Aunque no se ha podido establecer con exactitud el alcance de las cantidades que los arrestados pueden haber conseguido y usado de manera ilícita sí se puede poner de relieve la cantidad defraudada en dos de las tarjetas, que asciende a cerca de 160.000 euros.

Finalmente, los investigadores constataron que una parte de los arrestados había diversificado su actividad delictiva y también se dedicaban, a partir de las ganancias obtenidas y en uso de las propias tarjetas obtenidas de manera ilícita, a poner en marcha dos plantaciones de marihuana en locales rehabilitados y preparados a estos efectos situados en las localidades de Barcelona y Barberá del Vallés.

El 6 de junio se hicieron seis entradas y registro simultáneas, cuatro en domicilios y dos en locales, cinco de ellas en Barcelona y una en Barberá del Vallés. Los agentes arrestaron a tres personas en su interior y dos más en la vía pública al poco rato. El resto del día se sucedieron nuevas detenciones hasta llegar a las trece.

Durante el registro los policías encontraron 900 plantas de marihuana, además de productos para su cultivo, 300 gramos de cocaína en roca y sustancias de corte, una prensa hidráulica y dos balanzas de precisión; tres armas de fuego (dos de simuladas y una real); diversos dispositivos electrónicos como tabletas, ordenadores o teléfonos móviles; diversa documentación que los relacionaba con los hechos y 2.000 euros en efectivo.

Además, por orden judicial se clausuraron tres locales, se bloquearon las cuentas bancarias de los principales investigados y se suspendió de la licencia de actividad comercial y el embargo de los vehículos intervenidos.

Con esta investigación se han podido resolver más de 150 hechos delictivos.

Los detenidos pasaron a disposición judicial el día 9 de junio y el juez decretó el ingreso en prisión para cinco de los principales investigados.

En estos momentos no se descartan más detenciones relacionadas con la investigación.

Anuncios