A través de una nota de prensa, el ayuntamiento de Terrassa, da a conocer los resultados de una encuesta a través de la cual los usuarios, supuestamente puntuaron en 2018, la calidad del transporte público con un 7,5 sobre 10 y destaca que es la segunda mejor nota después de la obtenida en 2017 que fue de 7,8.Lo que pasa de puntillas en el informe es que que la percepción acerca de este servicio bajó 3 décimas.
Respecto a las encuestas en general, estas tienen tres opciones, una es la de complacer al cliente, otra la de machacar el objeto centro del estudio y la tercera, ser veraz.
La encuesta complaciente y a la que suelen recurrir los miembros de la casta en todos los ámbitos mundiales, se daría en el caso del sondeo de marras, si se hiciera dentro del vehículo de transporte, nada más subir el usuario aprovechando la satisfacción que produce estar finalmente en el autobús después de una engorrosa espera.
La que pretendiera machacar al objeto de investigación, debería hacerse en la parada, lugar donde los nervios se crispan y salen a relucir todos los resquemores contra un servicio pensado por gente con vehículo propio y con poca o nula experiencia en el uso del transporte público.
La tercera y más equilibrada, sería hacerlo en ambos sitios por igual, lo mismo que aleatoriamente, tanto a la subida como a la bajada del vehículo.
No nos consta, pero todo parece indicar que para lograr los objetivos más adecuados a fin de dar una buena imagen, es decir la complaciente, se habrá apelado a la primera opción.
¿Nuestro resultado con la opción veraz?… Un 5,2, es decir, un aprobado por los pelos, con el 4 como puntuación dominante.

Este es el victorioso parte de operaciones del transporte público difundido por el ayuntamiento:

TMESA obtiene un 7,5 como nota final en la encuesta de satisfacción del servicio de autobús urbano de Terrassa

El servicio de autobuses de transporte público urbano, que gestiona Transportes Municipales de Egara SA (TMESA), ha obtenido en el Estudio de Satisfacción del Cliente del Servicio de autobús 2018 la segunda mejor nota por parte de las personas usuarias desde en 2002, ya que han otorgado un 7,50 sobre 10. En la de 2017 obtuvo la mejor nota, con un 7,8. Este ligero descenso se considera normal dentro del mantenimiento de unos niveles de satisfacción elevados, ya que el 96% de las personas entrevistadas ha puntuado el servicio por encima de los 6 puntos.

Las personas entrevistadas en 2018 han valorado más, y a diferencia de 2017, el trato recibido por los conductores y el hecho de que los autobuses se acerquen más a las aceras, en detrimento de otros aspectos como el tipo de conducción y la comodidad. El estudio se ha realizado a partir de 600 personas entrevistadas en el interior del bus, en todas las líneas y en diferentes franjas horarias del día.

En la encuesta de satisfacción de 2018, las personas usuarias han considerado que la imagen, el trato, la puntualidad, la seguridad la frecuencia de paso y los autobuses adaptados son los aspectos básicos para ofrecer un buen servicio. En el apartado de respuestas abiertas los entrevistados han valorado en positivo la incorporación de los autobuses nuevos y el hecho de que sean híbridos y, como cuestiones a mejorar, destacan la puntualidad, el precio y la frecuencia de paso. En cuanto a otras cuestiones puntuadas con más de un 7 sobre 10 son el compromiso con el medio ambiente manifestado con la compra de autobuses híbridos; la atención personal recibida en la oficina de movilidad de la calle del Iscle Soler; el uso de la página web y de la App de TMESA.

Los usuarios de la L9 son los que mejor valoran el servicio, mientras que los de la L12 le otorgan la nota más baja. Una de las conclusiones de la encuesta es que, a pesar de los resultados, hay que incidir de manera prioritaria para mejorar la puntualidad, el recorrido, la seguridad, el trato recibido, el transbordo y la conducción.

Mujeres en activo con título integrado

De la encuesta se desprende que el perfil tipo de persona usuaria es el de una mujer, en su mayoría de entre 40 y 64 años, residente en Terrassa, que está en activo, que hace 6 años que se desplaza en autobús y que utiliza un título integrado. La población en activo es el colectivo mayoritario, seguido de los estudiantes y los jubilados. El 67,2% coge el bus casi cada día, la mayoría para ir a trabajar seguido de los que se desplazan por la ciudad para hacer gestiones personales y para ir al lugar de estudio. El 44,7% tiene carné de conducir, el 48,5% dispone de un otro medio de transporte y un 22% cambiaría si tuviera uno alternativo.

Los títulos más utilizados

Los títulos integrados de ATM, que permiten la utilización de diferentes medios de transporte para hacer un desplazamiento con un título único, son los más utilizados, con un 43%. Le sigue la T-25 (31,6%), la T-Blanca (12,8%) y la T-16 (1,67%). El billete sencillo es utilizado por el 8,17%, superior al 7,5% de 2017.

El año 2018 las personas usuarias de los títulos de la ATM aumentaron en 708.835, mientras que las de la T-25 se redujeron en 58.590. Estas cifras responden al número de usuarios del tren que, principalmente, utilizan los títulos de la ATM, que también sirven para el servicio de autobuses urbanos de Terrassa.

El Ayuntamiento regula las tarifas del billete sencillo, la T 25 y la T-Blanca. El Ayuntamiento mantiene las tarifas prácticamente invariables desde el año 2013.

Un total de 13,2 millones de viajeros

El año pasado, TMESA transportó un total de 13.284.491 viajeros, lo que representa un incremento de un 4,9% respecto al año anterior, continuando así con la tendencia alcista registrada desde el 2016. Este aumento ha sido un 8% superior al inicialmente previsto (984.491 usuarios) y ha permitido reducir la liquidación presupuestaria. En el caso de 2018, la aportación municipal ha sido de 6.051.192 euros, mientras que el coste anual del servicio es de 14.816.703,51 euros. Con lo que se cobra por los billetes sólo se paga un 53% de los costes del servicio.

La empresa prestó el servicio con 64 autobuses (52 estándar, de 12 metros; 10 articulados de 18 metros; uno adaptado para personas con discapacidad y un microbús), los cuales recorrieron 2.764.001 kilómetros, con una puntualidad media del 86,6%.

TMESA es una empresa mixta, con participación del 80% de CTSA (del grupo Avanza-ADO) y el 20% de participación del Ayuntamiento de Terrassa. La compañía gestiona el servicio de transporte público de viajeros en la ciudad desde 1989.

Justamente antes de colgar esta nota, he debido utilizar una autobús de la L-10 que tenía al menos uno de los tubos donde van los timbres, absolutamente descolgado y un par de asientos especiales, que parecían una mecedora.

Así es la vida. Así son y así están las cosas.

Anuncios