Después de semanas de polémicas, finalmente el Juzgado de Instrucción número 2 de Terrassa ha abierto la investigación por la presunta agresión cometida por una maestra del colegio público Font de l’Alba a una alumna de esta ciudad tras dibujar la bandera española.

De acuerdo a lo que ha informado este martes el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), este juzgado incoó diligencias el 9 de julio y las trasladó a la Fiscalía para que detallara por qué delito debe seguir la investigación, y se encuentra a la espera de recibir una respuesta.

Como se recordará, la familia de la menor denunció los hechos a los Mossos d’Esquadra el 18 de junio, precisando, según la versión de la madre, que la niña se golpeó en la espalda al caer al suelo después de que la profesora le cogiera por la camiseta y posteriormente del cuello para expulsarla de clase. El hecho habría ocurrido en horas de clase y después que la menor dibujara unas banderas de España acompañadas de la frase ‘Viva España’.

Según el gobierno regional no hubo evidencias de maltrato ni de motivación ideológica

En su momento la Conselleria de Educación del gobierno autonómico separatista, actuó y pidió un informe a Servicios Territoriales para esclarecer los hechos y el caso todavía sigue abierto, a la espera de determinar una resolución, según han explicado este martes fuentes del departamento. En un informe, el departamento concluyó que no se pudo evidenciar maltrato físico y que no se percibía motivación ideológica por parte de la docente, aunque le abrió un expediente disciplinario porque creen que pudo cometer una falta leve, no por los hechos no probados en sí, sino por haber roto el trabajo de la niña en público y por dejarla sola en el pasillo del centro al expulsarla de clase.