Nota de Prensa.- En una moción presentada hoy jueves 12 de septiembre en apoyo a la Ley contra la pobreza energética (24/2015), Tot per Terrassa pide a la presidencia de la Diputación de Barcelona que cambie sus declaraciones donde instaba a la Generalitat a asumir la parte de la deuda que reclama Endesa. Recordemos que estas declaraciones se hicieron el pasado 4 de septiembre, antes de la reunión con los ayuntamientos. El partido municipalista pide firmeza y que “la deuda no sea financiado desde ninguna administración pública, sea cual sea”.

Entre el argumentario esgrimido por el partido liderado por Lluïsa Melgares, a la Diputación de Barcelona, ​​está la condonación total de la deuda, ya que “la no existencia de un convenio entre la Generalitat de Cataluña y la empresa, hacen que no haya ningún imperativo legal que obligue al pago de esta deuda por parte de la administración, ni local, ni autonómica “.

Respecto la Generalitat, Tot per Terrassa también le pide que lidere la defensa de los derechos energéticos, especialmente de los ciudadanos “más vulnerables”.

En la moción también se pide a los ayuntamientos, y en todas las administraciones competentes, que utilicen “las vías sancionadoras de manera contundente, en caso de que las suministradoras eléctricas realicen cortes en hogares o familias, no permitidos por la ley 24/2015”.

Finalmente, Tot per Terrassa también deja claro un mensaje por Endesa y es que “retire la amenaza que hace a los Ayuntamientos a través de la comunicación del mes de agosto y el tono con el que se dirige a estas administraciones, representantes legítimos de la ciudadanía de cada municipio “.

Este mes de agosto, Endesa envió una carta a diferentes ayuntamientos, entre ellos el de Terrassa, donde exigía el cobro del 50% de la deuda generada por las familias. Si no se hace efectivo, a partir del 1 de octubre amenaza de iniciar los cortes de suministros a las familias afectadas.

A partir de la recepción de la carta, el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, junto a su gobierno, lideró un encuentro con una cincuentena de ayuntamientos afectados que se hizo el 5 de septiembre en la ciudad vallesana donde se acordó y aprobó la Declaración de Terrassa.