Prensa Consejo Comarcal.- El Observatorio del Vallès Occidental ha publicado el Informe de prestaciones por desempleo del primer semestre de 2019 y el Flash socioeconómico del segundo trimestre de 2019.El primer análisis, con periodicidad semestral, las características y la evolución de las diferentes tipologías de prestaciones por desempleo en el Vallès Occidental y Cataluña. El segundo análisis, cada trimestre, la situación y tendencias recientes de los principales componentes de la estructura económica, así como los principales indicadores del mercado de trabajo.

El nivel de cobertura de las prestaciones ha aumentado respecto al año anterior. A pesar de la recuperación del paro de los últimos años, la cobertura se ha estabilizado, aunque, está lejos de los valores de junio de 2008.

De acuerdo con los últimos datos del Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal de junio de 2019, 19.549 personas desempleadas en la comarca, el 41,1% de cobertura de un total de 47.588, no recibieron ningún tipo de prestación. El nivel de cobertura aumenta 4,9 puntos respecto a diciembre de 2018 y se sitúa en 58,9%. Por primera vez desde junio de 2014 la cobertura de las prestaciones es superior al 55%, rompiendo así la dinámica de estancamiento de los últimos cinco años.

A junio de 2019 se registraron 28.039 prestaciones, 1.297 más que en el anterior trimestre (un aumento del 4,9%) y se ha reducido el número de personas desocupadas un 3,9% (1.942 personas). A pesar de la reducción progresiva de las personas desocupadas desde junio de 2013 y el aumento de las personas receptoras de los dos últimos trimestres, la cobertura acumula una disminución del 14,1% respecto a junio de 2008. Este hecho supone una reducción de más de 18 puntos porcentuales en el nivel de cobertura de la población desocupada.

En cuanto al tipo de prestaciones, el 31,4% de las personas desempleadas reciben prestaciones contributivas y el 24% prestaciones de carácter asistencial. El resto son beneficiarios / as del programa de renta activa de inserción (3,5%) y del programa de activación para el empleo (0,01%), actualmente en proceso de extinción.

A pesar del aumento en el nivel de cobertura de las prestaciones de carácter contributivo del último año (más de 6 puntos porcentuales), en la última década ha habido una disminución muy importante, al pasar del 57,8% de cobertura en junio de 2008 al 22% en diciembre de 2015. en cambio, la cobertura de las prestaciones asistenciales, a pesar de disminuir a partir de diciembre de 2014, ha incrementado en los últimos dos trimestres y la sitúan en 5,5 porcentuales por encima de las cifras de junio de 2008.

En general, los resultados del informe Flash socioeconómico abren un paréntesis a la dinámica de recuperación de los principales indicadores del mercado de trabajo iniciada en 2014, aunque desde entonces se han recuperado el 94% de los puestos de trabajo perdidos durante la etapa 2008-2013.

El segundo trimestre cierra con un balance desfavorable en la evolución de los principales componentes del tejido productivo: 721 personas asalariadas y 26 empresas menos respecto al primer trimestre de 2019. De modo que, en este trimestre se han destruido 392 puestos de trabajo. Sin embargo, los autónomos / se registran un aumento de 329 personas.

Por un lado, los únicos sectores que se han visto afectados por esta situación son los servicios a la ciudadanía, que registra un descenso importante de los puestos de trabajo (-2.775, -4,3%) y los servicios al consumidor / a (-577, -1,4%). Sin embargo, la actividad de educación e investigación pierde 2.988 puestos de trabajo (-11,7%). Interanualmente, la industria es el único sector que pierde empleo (-523, -0,7%).

Por otro lado, el sector de los servicios relacionados con la empresa lidera la creación de puestos de trabajo durante el segundo trimestre de 2019, con 1.885 personas ocupadas más y un aumento del 1,9%. El comercio también experimenta un incremento significativo de 955 personas (1,2%). Las actividades que, trimestralmente, aumentan más en términos de empleo son los servicios a las empresas (1.805, 4,4%) y la agroindustria (238, 3,3%).

El segundo trimestre cerró con una reducción significativa de las personas paradas, aunque, la incidencia del paro sigue siendo superior para la población activa mayor de 45 años, donde predomina el paro de larga duración.

En junio de 2019 se registraron 47.588 personas desocupadas en la comarca y la tasa de paro registral se sitúa en 10,60%, ligeramente por encima del conjunto de Cataluña (9,71%). Respecto al trimestre anterior, el paro registrado ha disminuido de manera significativa (-5,5%), pero con un ritmo inferior al del conjunto de Cataluña (-9,7%).

El 42% de las personas desempleadas llevan más de un año en situación de desempleo, las que se ven más afectadas por esta situación son las que pertenecen al grupo de mayores de 55 años. Durante el segundo trimestre, el grupo de población joven, menor de 30 años, es el único que ha reducido la cifra de personas paradas.

En el segundo trimestre de 2019 se autorizaron 12 expedientes de empleo que afectaron 197 trabajadores / as. El sector de los servicios, con 4 eros autorizados, es el que concentra el mayor número de personas afectadas (90). A pesar de la disminución del número de expedientes respecto al año anterior (-5), el número de personas afectadas es ligeramente superior.

Respecto al año anterior, se ha reducido de forma notable la cifra de nuevas contrataciones, sobre todo en la indefinida.

Se registran 78.436 nuevos contratos, una disminución de 1,6% (-1.244) respecto en marzo del 2019 y segundo trimestre consecutivo que se registra un descenso significativo. Interanualmente, la reducción es más notable, de un 11,4%, 6.999 contratos formalizados menos. Esta reducción ha afectado más a los contratos indefinidos y el porcentaje de temporalidad aumenta más de un punto, llegando al 85,8% de de contratos temporales durante el segundo trimestre de 2019.

De estos, un 43,2% tiene una duración entre uno y tres meses y un 31,1% son de duración indeterminada. Aunque la temporalidad afecta al colectivo de mujeres y de hombres de manera notable, son las mujeres las que se ven más afectadas por esta situación, un 87,3% de de contratos firmados por mujeres han sido temporales, casi tres puntos porcentuales por encima del sexo masculino.