Nota de Prensa.- El Ayuntamiento llevará a cabo una actuación para controlar la proliferación de la cotorra argentina en la ciudad. La actuación, que se llevará a cabo entre el 8 y el 11 de octubre, consiste en revisar y mantener los nidos ya que, hoy por hoy, es una de las más efectivas para evitar su propagación. La retirada de huevos y piojos se hará más adelante, en la primavera de 2020. La primavera y el otoño son, precisamente, las dos estaciones del año en que esta especie hace las puestas. En cada una de ellas, pone de cinco a ocho huevos.

Las cotorras argentinas suelen hacer sus nidos en las palmeras, pero también en cedros, árboles que tengan mucha densidad de follaje, en las farolas y en las estructuras de gran altura para que de esta manera dificultan la acción de las aves rapaces, que son sus depredadores. Precisamente, su gran capacidad de adaptación al entorno urbano desaconseja la eliminación de los nidos porque dispersaría el problema a otros puntos de la ciudad y dificultaría el control de la colonia. Esta especie exótica invasora ahuyenta las especies autóctonas, daña la vegetación de los alrededores y también puede perjudicar el mobiliario urbano.

Seguimiento y control

Las zonas de Terrassa donde habitualmente se localizan colonias son las palmeras de la avenida de Béjar; el Parque de Sant Jordi, Can Palet II, los jardines de Salvador Allende y la calle de Guadiana. Otros puntos de la ciudad donde también se han detectado colonias son el Parque de Vallparadís, la plaza de Cataluña y los barrios de San Lorenzo y Can Parellada, entre otros.

La cotorra argentina es una ave vistosa, de color verde, gregaria, que forma colonias de más de 100 individuos y especialmente ruidosa en sus desplazamientos a gran velocidad. Como la gran mayoría de las aves exóticas de origen silvestre importadas, cuando se escapan o liberan al medio natural, se adaptan y sobreviven muy bien al nuevo hábitat, convirtiéndose así en una especie exótica invasora.

Terrassa es uno de los municipios de Cataluña donde la expansión territorial de la cotorra argentina está muy extendida. Esta ave, procedente de Sudamérica, es considerada una especie exótica invasora y, por ello, hay que hacer un seguimiento y control de su presencia en la ciudad. El año pasado se trataron 137 nidos, en una intervención que también contempló la retirada de huevos (578) y piojos (283).

Anuncios