Comunicado de la Cecot

Los empresarios y empresarias que conforman el Comité Ejecutivo de la patronal Cecot reiteramos nuestro rechazo a la judicialización de un conflicto que desde un inicio entendemos de naturaleza política y que, como tal, requería y requiere de un diálogo, negociación y pacto al más estricto nivel político.

La intervención de las instituciones, el encarcelamiento de cargos elegidos democráticamente por los ciudadanos, y de personas de la sociedad civil, en su ejercicio de la libertad de pensamiento y libertad de expresión, derechos esenciales de una democracia con libertades, demuestran el fracaso de la política, la incomprensión del conflicto latente y una falta de voluntad para resolver la situación.

Manifestamos que sólo con libertad, respeto y diálogo, se encontrarán las soluciones.

Por lo tanto, más política, más escuchar y más diálogo para resolver una cuestión como la que se está viviendo estos días. El amparo de las legalidades y la judicialización de los conflictos deberían ser el último recurso a utilizar si hay voluntad de resolverlos. Recurrir constantemente a las leyes para solucionar conflictos políticos se ha demostrado históricamente que no es una vía efectiva. En la Cecot consideramos que en una sociedad democrática, las leyes son la expresión de una voluntad popular y no un elemento de coacción o inmutabilidad, por lo tanto pueden ser modificadas y actualizadas a las nuevas realidades por la vía del diálogo y el consenso.

Como cualquier organismo que interactúa y se interrelaciona con su entorno más cercano, somos sensibles a la realidad empresarial, económica, política y social del país. Lejos de lo que a veces algunos puedan imaginar, los empresarios y empresarias son por encima de todo personas y ciudadanos, y como tales ejercen individualmente y de manera particular sus derechos y sus deberes, desde su propio criterio. Así pues, por respeto a la diversidad de opinión y sensibilidades políticas entre los empresarios y autónomos que representamos, y que conforman esta entidad, continuaremos desestimando hacer valoraciones de leyes o sentencias que no tengan carácter o contenido empresarial.

Sin embargo, este mediodía presentaremos un manifiesto conjunto de la mano de más de un centenar de entidades catalanas en la Plaza Sant Jaume de Barcelona.

Por otra parte, queremos reiterar nuestro posicionamiento hacia la convocatoria de una huelga general para canalizar el malestar de parte de la población sigue siendo el de no apoyarlo. Convocando una huelga general se traslada a las empresas un conflicto social y político que no pueden dirimir.