Nota de Prensa.- El Ayuntamiento de Terrassa actuará de urgencia para asegurar la estabilidad de la cubierta del aparcamiento del Portal de San Roque y su estructura tras recibir, esta semana, un informe aclaratorio pedido por el Ayuntamiento en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) que pone de manifiesto nuevas deficiencias no detectadas en anteriores informes. Así lo ha explicado este mediodía en rueda de prensa la teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Lluïsa Melgares.

El informe de la UPC, recibido martes, 22 de octubre, concluye que «la cubierta del aparcamiento está en situación cercana a su límite resistente y no verifica los requisitos de seguridad, funcionalidad y durabilidad de la normativa vigente». El estudio también descubre una nueva zona de afectación, que se trata de la cubierta bajo el cruce de la Rambla de Egara con el Portal de Sant Roc, donde recomienda realizar una actuación de refuerzo para verificar su seguridad estructural.

Ante esto, el Gobierno municipal ha trabajado estos últimos días para planificar y priorizar las nuevas medidas urgentes a aplicar de manera inminente, en las próximas horas, para garantizar con la máxima seguridad la estabilidad de la cubierta y la seguridad de la zona .

Portal de Sant Roc con Rambla de Egara

En cuanto al punto del Portal de San Roque que toca a la Rambla de Egara, se habilitará un pequeño tramo del paseo central de la Rambla para que pasen los autobuses, y evitar así que pisen una parte de la cubierta afectada. Las obras comenzarán domingo por la mañana, con una duración de seis horas, y domingo por la tarde ya se habrá habilitado el espacio para el paso de los autobuses. Las obras se iniciarán el domingo por la mañana y finalizarán el mismo día. Se prevé que a lo largo del día los trabajos afecten a los horarios de los autobuses y que el lunes el servicio vuelva a la normalidad.

También se hará un nuevo apuntalamiento del interior del aparcamiento que garantice la estabilidad y el mantenimiento de la estructura y la superficie, hasta que se tome una decisión sobre los futuros usos de este espacio y cumplir así la normativa de seguridad actual. El Ayuntamiento espera tener un nuevo informe técnico de la UPC, que llegará la próxima semana, para concretar qué tipo de obra a realizar y cuantos puntales serán necesarios. Una vez se disponga de esta información, la actuación se hará también con la máxima celeridad posible. Paralelamente, también se ha encargado un segundo informe a una ingeniería civil.

Por otra parte, se ha acelerado el proyecto de reparación del cruce de la calle Mayor con la calle de Cisterna. El proyecto tendrá un coste de 97.000 euros y ya se ha iniciado la tramitación de emergencia para poder empezar a ejecutar en breve, a ser posible la próxima semana.

También se ha emprendido la retirada de las barreras «new jersey» en el Portal de San Roque y su sustitución por pilones, que imposibilitarán el paso del tráfico rodado acotando aún más la circulación de algunos servicios.

Recuperación de la concesión

A raíz del conocimiento de las conclusiones del nuevo informe de la UPC, el Gobierno municipal ha decidido retirar del orden del día del Pleno celebrado hoy el punto que hacía referencia a la tramitación de la resolución anticipada de la concesión de un bien demanial a la sociedad mercantil Aparcamientos Subterráneos de Tarrassa, SA (ASTASA). La voluntad del Ayuntamiento es continuar el procedimiento y recuperar la concesión del bien demanial más adelante.

El Gobierno municipal es consciente de que estas medidas afectan al vecindario y el comercio de la zona, así como el transporte y la ciudadanía en general. Pero considera que la situación obliga a actuar y hay que poner la seguridad ante todo y actuar con la máxima responsabilidad y celeridad.

El Ayuntamiento de Terrassa y ASTASA llegaron a un acuerdo por el que se procedió al cierre al público del aparcamiento del Portal de San Roque a partir del 1 de agosto, y se acordó iniciar el expediente para la finalización anticipada de la concesión del parking en esta empresa. Ante las dificultades técnicas y económicas que hacían muy difícil el cumplimiento de los coeficientes de seguridad que marca la normativa actual, y dado que el Ayuntamiento tiene en proyecto un ambicioso plan de reordenación de la movilidad en la ciudad, se resolvió iniciar los trámites para finalizar anticipadamente la concesión (que termina en 2022) y cerrar el aparcamiento al público para poder abordar de manera inminente el proyecto de futuro. De este modo, las primeras acciones de reordenación de la movilidad previstas se pudieron empezar a ejecutar en agosto.