Prensa Mossos de Esquadra.- Los Mossos de Esquadra de la División de Investigación Criminal (DIC) de la Región Policial Metropolitana Norte han desarticulado un grupo criminal especializado en realizar robos a establecimientos comerciales por el método del butrón.

El operativo ha permitido detener a dos hombres de nacionalidad rumana, de 34 y 32 años, a los que se les considera los presuntos autores de robos en varios establecimientos y locales comerciales del Vallès Oriental y Occidental. Uno de los ladrones ya había sido detenido por los Mossos en 2014 por haber llevado a cabo butrones en joyerías.

La investigación se inició el 24 de junio de este año cuando los Mossos tuvieron conocimiento de que se había producido un robo con fuerza en un local de restauración de Lliçà d’Amunt. Los ladrones habían hecho un agujero en el techo del establecimiento a través del cual se habían descolgado para acceder al interior. Una vez dentro revolvieron todo y provocaron daños en varias estancias del local con el objetivo de localizar la caja fuerte y violentarla para llevarse el dinero que contenía.

Fruto de las gestiones de investigación los policías pudieron relacionar los autores del robo con otros hechos similares que se habían producido en localidades cercanas que habían sido perpetrados por un grupo muy itinerante integrado por unas seis personas, todas de nacionalidad rumana y que siempre actuaban siguiendo un mismo patrón: primero neutralizaban las alarmas y entonces hacían un butrón en el techo para así acceder al interior del establecimiento. La finalidad era siempre la localización de la caja fuerte para abrirla y llevarse el contenido.

Siguiendo este mismo modus operandi el grupo habría violentado una entidad bancaria de Sabadell, un salón recreativo de Terrassa y cinco locales de una conocida empresa de restauración a las localidades de Lliçà d’Amunt, Terrassa, Sabadell y Sant Cugat. En el caso del asalto al banco los ladrones se llevaron entero uno de los cajeros, lo que causó graves destrozos en la oficina.

Los investigadores comprobaron que buena parte de las ganancias obtenidas con los robos los gastaban en locales de apuestas, bingos y prostíbulos y que una parte de los miembros del grupo ya se habrían ido de Cataluña.

Ante estos hechos el 17 de octubre los investigadores establecieron un operativo policial que permitió la detención de los dos miembros del grupo y que se llevara a cabo la entrada y registro en el bungalow de un camping de Sitges donde residían los detenidos. Los agentes localizaron diferentes herramientas que habrían utilizado para forzar los establecimientos y las cajas fuertes, así como paquetes de monedas provenientes de los restaurantes violentados.

La investigación ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción 4 de Terrassa y gracias a dirección de dicho órgano judicial se ha podido obtener la carga indiciaria que ha permitido establecer la participación de los detenidos y la plena identificación de los integrantes del grupo.

El día 24 de octubre los dos arrestados pasaron a disposición judicial y la magistrada decretó el ingreso en prisión del considerado jefe del grupo criminal y libertad con cargos para el segundo detenido así como la prohibición de salida de España.