Presuntos grupos nazionalistas radicales atacaron el jueves pasado la sede del PSC de Terrassa, según denunció ayer la formación política y recogió inmediatamente toda la prensa nacional.

De acuerdo a los afectados, al momento del ataque enmarcado en las prácticas que recuerdan las acciones de las afortunadamente olvidadas juventudes hitlerianas, se desarrollaba una reunión entre militantes y concejales socialistas. En ese momento, grupos extremistas del separatismo comenzaron a insultarles, a tirar pintura sobre la fachada de la sede del partido, pegar carteles y a lanzarles mierda, lo que obligó a echar la persiana del local.

Lo más grave es que los atacantes intentaron entrar, quizás con qué poco democráticas intenciones a las instalaciones.

Queda plasmada una vez máss la línea totalitaria y absolutamente intolerante que mueve a estos extremistas.