No podía ser de otra manera. Con Pedro Sánchez, que ambiciona y salvo milagro en contrario lo logrará, seguir siendo presidente de España. el paro sigue creciendo como es la rutina, norma y tradición en todos los gobiernos socialistas, comenzando con Felipe González, siguiendo con las escandalosas legislaturas de Zapatero, el amigo (pana burda, dicen ellos), del sanguinario dictador venezolano, Nicolás Maduro y continuando ahora en su fase inicial con este ambiguo gobernante que oficia de momento, en funciones.

De esta forma ayer, mientras en España el número de parados subía en octubre en 97.948, una cifra patética que dobla la del mismo mes del año pasado y en Catalunya, en 14.644, en Terrassa, los desempleados daban un tremendo salto hacia los 14.327, es decir, 288 más que en septiembre.

Nuestros vecinos de Sabadell, han ofrecido datos aún peores con 336 parados más, (12.506, el total) mientras que en el Vallès Occidental, la cantidad de personas que perdieron el trabajo fue de 1.017, para totalizarm 50.414.

Malos y preocupantes datos a solo cinco días de las cuartas elecciones generales en los últimos cuatro años.