Prensa Consejo Comarcal.- El Barcelona cuenta con un Servicio Público de Biomasa Forestal promovido por el Consejo Comarcal, en el marco del proyecto Bosques del Vallès y de la estrategia comarcal Vallès Circular. Este servicio proporciona astilla de calidad para calderas de biomasa, en un claro ejemplo de acción circular y de lucha contra la emergencia climática. En estos momentos, el Consejo está haciendo una importante labor de comercialización para que los ayuntamientos y las empresas incorporen esta energía renovable en sus equipamientos.

Ayer martes, el Consejo acogió la jornada “Biomasa de proximidad: acciones para la emergencia climática y oportunidades de desarrollo local circular”, sobre los beneficios y las oportunidades derivadas del uso de la biomasa forestal. Asistieron representantes de ayuntamientos de la comarca y de comarcas vecinas, expertos de la UAB, empresas y personas técnicas de diferentes instituciones que tienen interés en el uso de la biomasa forestal de proximidad.

Uno de los aspectos que interesó más los asistentes fue el hecho de que utilizar como fuente de energía la madera proveniente de bosques de la propia comarca, supone una política de Responsabilidad Social Corporativa. Consumir astilla forestal de los bosques cercanos crea puestos de trabajo en el territorio, promueve empresas locales, y contribuye a mantener los bosques en buen estado de gestión y mejor salud para resistir las inclemencias y para hacer frente al fuego.

Ser usuario del Servicio Público, con el uso de astilla forestal, supone para los ayuntamientos un consumo verde, una política con valor social y medioambiental. Y para las empresas, es una política de implicación y de retorno de beneficios en el territorio y en su gente. Los pasos son muy sencillas: disponer de caldera de biomasa o de un proyecto en curso, firmar la adhesión como administración o empresa usuaria del servicio, ya partir de ahí acordar cuánta astilla se necesita y cuando se quiere servida al silo de la caldera.

El vicepresidente tercero del Consell Comarcal y consejero de Territorio y Transición Ecológica, Carlos Rodríguez, afirmó durante la apertura de la sesión que la biomasa forestal supone “una energía que contribuye a la preservación de la calidad del aire reduciendo el riesgo de emisión de partículas que en un incendio forestal serían vertidas sin ningún control a la atmósfera “, y que la combustión de biomasa se enmarca en” un cambio necesario y urgente de modelo energético, en el marco de emergencia climática actual, ya que la combustión de biomasa en sustitución de los combustibles fósiles, reduce drásticamente la emisión de CO2 y su efecto invernadero y calentamiento global “.

En la sesión se explicaron diferentes experiencias y acciones locales que ponen de manifiesto que la biomasa forestal supone una oportunidad para los municipios y las empresas de la comarca. Además, se realizó una visita a las instalaciones del Servicio Comarcal de Biomasa Forestal, concretamente en el Centro logístico de Biomasa y en las instalaciones térmicas del Hospital de Terrassa.

El proyecto Bosques del Vallès nació en 2013 a raíz de la situación de vulnerabilidad de la comarca ante el riesgo de incendios forestales. El objetivo principal es que los propietarios privados, que son titulares de casi el 90% de los bosques de la comarca, hagan una buena gestión forestal, y se agrupen y se asocien para poder hacerla más efectiva. Este es el objetivo de ofrecerles el uso de la biomasa forestal para producir energía y por lo tanto, obtener un precio justo, y estructurar así un mercado local de madera que presenta todavía escaso desarrollo.