Consejas y consejos del viejo Casimiro.- Por cuarta vez en cuatro años, los españoles están convocados hoy a concurrir a las urnas para intentar escoger, si se puede, un nuevo gobierno que regularice esa sensación de inestabilidad que se ha apoderado del país desde que el actual presidente en funciones y actual candidato del socialismo, Pedro Sánchez, presentara y sacara adelante con el apoyo de su partido y la ayuda de los separatistas catalanes, los nacionalistas vascos y la extrema izquierda, un voto de censura contra Mariano Rajoy, acosado por la corrupción de su partido, similar a la de otros que, no obstante, en algunos casos tienen un extenso control mediático y pueden atrincherar en oscuras cavernas sus propias vergüenzas.

Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Santiago Abascal y Albert Rivera, encabezan las listas de los principales partidos de un variopinto arco político que va desde la extrema izquierda que pese a sus tenebrosos antecedentes se dibuja como democrática y la extrema derecha que a pesar de su similitud con los anteriores, aunque con diferentes pasados, se dibuja como el mismo Satanás.

Entre ellos, las formaciones llamadas progresistas o conservadoras, según sea el caso, aunque poca o ninguna diferencia media entre ellas, salvo la mayor o menor demagogia, pugnan por presentarse como centristas en un entorno en donde la mano negra del verdadero poder oculto, los utiliza como serviles marionetas.

En todo caso, a esta hora, los españoles ya han comenzado a depositar sus votos en las urnas instaladas en los diferentes colegios electorales y a las ocho de la noche comenzaremos a bailar al ritmo de los datos proporcionados por diferentes encuestadoras ofreciendo sus sondeos a pie de urna que por norma suelen no coincidir con los resultados finales.

En fin. Esta noche o mañana por la madrugada conoceremos los cómputos definitivos y se podrá vislumbrar si hay posibilidades de formar gobierno o nos abocamos a unas quintas elecciones generales